Foto marca de España

España sigue siendo una potencia turística

España es un país unico. En eso estamos todos de acuerdo. Cada región tiene su cultura e historias propias. Una gastronomía singular. Y tradiciones centenarias y milenarias que marcan el carácter de sus habitantes. Así cada rincón es único y diferente. Todo eso convierte a España en uno de los destinos turísticos más importantes a nivel mundial. Y es cierto que el litoral y las zonas de playa son los lugares más conocidos. Sin embargo, el turismo de interior gana adeptos cada año. Y es que España es también una potencia en este tipo de turismo.

Castilla y León es Vida

Un turismo más cultural en el que el visitante busca sobre todo conocer el arte y la historia de cada región, de cada ciudad y también de cada pequeño pueblecito. Y en este sentido, Castilla y León se muestra como una potencia turística a nivel mundial. Y es que hablamos de una de la comunidades con mayor patrimonio cultural, histórico y artístico. Por eso, como emprendedor erasmus te recomiendo esta comunidad. Y no sólo para hacer turismo, sino también para vivir y emprender. Castilla y León ofrece multitud de oportunidades laborales y de emprendimiento. Y Palencia no es una excepción. El turismo y la gastronomía terminarán por ser sus dos puntales. Cualquier proyecto en este sentido sería válido para el Programa Europeo para Jóvenes Emprendedores.

Te recomiendo que visites: Como funciona el Programa europeo. 

 

Bienvenido a Castilla y Léon

España tiene algunas de las ciudades más bonitas del mundo

En España además, existen multitud de ciudades maravillosas. La mayor parte de los turistas que nos visitan sólo conocen bien algunas de ellas. En las listas de ciudades más visitadas se sitúan siempre Barcelona, Madrid, Bilbao, San Sebastian, Sevilla y Granada. Tal vez porque se asocian más a la temporada estival y también porque tienen planes de marketing mejor elaborados y saben como venderse fuera de España. Sin embargo, España cuenta con otro sin fin de ciudades más pequeñas e igual de maravillosas que son menos conocidas. Son las llamadas ciudades de interior y atesoran la misma o más belleza que las ciudades del litoral.

Dibujo de ciudad

Las belleza de las ciudades más pequeñas de España

Y entre estas ciudades, una de las más bellas es Palencia. Posee una situación estratégica. Está en pleno Camino de Santiago. Su provincia atesora algunos de los mejores ejemplos del románico de España. Y además está a un paso de los Picos de Europa. Y sin embargo, Palencia es una de las capitales menos visitadas de toda España. ¿Por qué? Tal vez por cuestiones de marketing. Hoy en este artículo veremos que Palencia es una de las capitales más bonitas del País y también una ciudad donde invertir en sectores relacionados con el Turismo. Y es que Palencia es la reina oculta de las ciudades de España. 

Palencia es una visita obligada

Palencia, una de las capitales de provincia de Castilla y León, es una ciudad con un gran bagage histórico. Se percibe nada más llegar a la ciudad. Y es que cuenta con un casco histórico burgués realmente maravilloso. Está formado por iglesias, puentes y palacios a los que se accede a pie y que tienen que ser si o si visitados por su belleza y por su importancia. Aun así, lo interesante es comenzar con una visita general de la ciudad. El primer paso es acercarse al cerro del Otero, donde se encuentra la escultura del Cristo del Otero realizada por Victorio Macho. Lo mejor es acceder empleando las líneas 2 o 5 del bús urbano para ver una obra simplemente prodigiosa.

Cristo del Otero en el Cerro del Otero en Palencia
La imponente escultura del Cristo del Otero de Victorio Macho, símbolo de la ciudad de Palencia.

Después, logicamente, hay que volver al centro de Palencia para caminar. Lo mejor es empezar por la Calle Mayor, que es la vía principal y comercial de la urbe. Es una vía enteramente peatonal y además es donde vamos a encontrar la mayor parte de los monumentos civiles que posee la ciudad. Es una calle curiosa porque en sus tres cuartas partes se encuentra porticada. Y es que los soportales sostienen los balcones de las viviendas más cotizadas de la ciudad.

Monumento llamado la Gorda en la Calle Mayor de Palencia
La Gorda. Uno de los monumentos más conocidos de Palencia. Situado estratégicamente en su Calle Mayor.

A medio camino, nos encontramos con la plaza Mayor, que data del siglo XVII. Tiene las características de la típica plaza castellana, rectangular y con soportales. Es un buen lugar donde tomar un refresco, como en la Taberna de la plaza Mayor. Aquí se puede ver la Casa Consistorial de estilo neoclásico. Después, lo mejor es seguir paseando hasta llegar a la catedral, dedicada a san Antolín mártir, que data del siglo XIV pero no se finalizó hasta el XVI. Se puede ver parte de lo que fue el primitivo templo visigodo, el posterior prerrománico y el actual templo gótico. Se recomienda visitar la cripta de San Antolín que data del siglo VII. Para los que tengan hambre, cerca se encuentra La Traserilla, un bar situado en el interior de una casa del siglo XIX, tienen buena comida con toques actuales y una buena carta de vinos, y si se prefiere algo más ligero hay tapas y raciones.

Interior de la Cripta de la Catedral de Palencia
La cripta de la Catedral de Palencia es uno de los lugares obligatorios de visita en la ciudad.

La iglesia de San Miguel y el CID

Palencia, además de una ciudad preciosa, es una urbe con una historia delicada y especial. Algunas de sus leyendas se remontan en el tiempo y nos ofrecen una perspectiva melancolica que embellece mucho más todavía a la ciudad. Una de esas fantásticas leyendas nos habla de la Iglesia de San Miguel. Y es que allí antes hubo una pequeña ermita. Y se dice que fue precisamente allí dónde se casó Don Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid. Se cree que contrajo matrimonio con Jimena en el año 1074. Además, la iglesia actual, construida entre los siglos XI y XIII es un raro ejemplo de transición románico-ojival ya que el cuerpo bajo de la iglesia es románico y el resto gótico.

Dibujo Heráldico del CID

Es sin duda una de las parroquias más antiguas de la ciudad. Y además, fue declarada monumento nacional en 1931. Destaca su torre exterior cuadrada y construida en dos cuerpos. Todos los que la ven señalan que parece una auténtica fortificación. La torre fue dañada por un rayo en 1628. También sufrió daños durante el terremoto de Lisboa de 1755. Y por último, un incendio en 1966 terminó por destruir el artesonado. Aun así, sigue siendo uno de los monumentos más visitados de Palencia.

Iglesia de San Miguel en Palencia en un día de nieve
La maravillosa Iglesia de San Miguel, lugar en el que se cree que el Cid se casó con Doña Jimena.

Otra de las características de esta Iglesia, es que en ella se celebra cada 1 de enero uno de los actos más esperado del año por los palentinos, el “Bautizo del Niño”, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en el año 2015. En esta celebración, la talla del Niño Jesús sale en Procesión por los alrededores de la Iglesia cargada por los cofrades y donde el cortejo se abre camino entre la multitud mientras suena de fondo el villancico más tradicional de Palencia, “EA”, y todo esto acompañado como no puede ser de otra manera en cualquier bautizo de la tradicional pedrea de caramelos y confites a los asistentes.

Foto del Bautizo del niño en Palencia
Celebración del Bautizo del niño, uno de los días grandes de Palencia.

A un minuto se encuentra la Barra de Villoldo, un restaurante original y con encanto. Allí se pueden degustar en un ambiente sublime los mejores platos de la cocina palentina. Desde aquí se puede cruza el río Carrión por la avenida de las Dos Aguas hacia el parque del mismo nombre. Tiene una superficie de 52.000 m2, donde hay un enorme lago con un géiser, senderos para pasear, un mirador y una cafetería sobre el río en la que tomar algo tranquilamente.

El mejor cordero lechal de Palencia
No puedes dejar Palencia sin probar su cordero lechal al horno, una delicia que te hará regresar de nuevo.

Es obligado conocer el Canal de Castilla

Otra opción es cruzar el puente Mayor, del siglo XVI, o el más antiguo, el de Puentecillas (de origen romano) para acceder a la antigua dársena del canal de Castilla. Una de las obras de ingeniería hidráulica más importantes del siglo XVIII, construido para almacenar el grano que se trasportaba en barcos hacia el norte. En una de esas naves se aloja el museo del Agua con una exposición permanente muy innovadora. Entre sus parques hay que destacar el Salón de Isabel II, diseñado en 1830, con una extensión de 30.000 m². Vale la pena visitar el parque más antiguo de la ciudad, aunque ahora muestra una imagen renovada.

Vinos y pinchos del Gastrobar Palencia
Maravillosa mesa de pinchos del afamado restaurante Gastrobar de Palencia.

Y llegada la hora de cenar, cerca del parque, se encuentran dos restaurantes de altura, el Gastrobar Habana y el gastrobar Tierra de Sabores . Para terminar la noche, nada mejor que un gin-tonic en The Lemon Society, dicen que es el bar con más ginebras del mundo. En las calles que rodean el local hay muchos otros bares.

Vista aérea de la Catedral de Palencia
Vista aérea de la catedral de Palencia.

Como ves, Palencia es la joyita española por conocer. Una ciudad pequeña que rezuma encanto, historia y belleza. Una ciudad acogedora que puedes conocer paseando mientras disfrutas de sus maravillosas cafeterías y restaurantes. Una ciudad hecha para emprendedores a los que les guste el sector turístico y de la hostelería. Y es que Palencia es el mirlo blanco de las capitales en España. Una de las menos visitas y conocidas, lo que le da un potencial turístico impresionante que un buen emprendedor erasmus no debería de desaprovechar.