El monito mudo mudito que no usa la aplicacion

Ojo con WhatsApp o podrías perder tu trabajo

Los peligros de utilizar WhatsApp en el trabajo

Como emprendedor erasmus te diré que la historia de WhatsApp es la historia del éxito empresarial. Nació en 2009. Actualmente, es la aplicación de mensajería instantánea más popular del mundo. Tiene más de 1.500 millones de usuarios en todo el mundo. Clientes que intercambian a diario más de 60.000 millones de mensajes. Hablamos así del éxito que esta app tiene en la actualidad. Una app que facebook compró en 2014 por 15.000 millones de euros.

Con la lupa puesta en el wattsup

España no es una excepción a la regla. Los usuarios que emplean esta app se cuentan por miles. Y es que WhatsApp se ha convertido en el mecanismo de comunicación más empleado. Y es que WhatssApp es no sólo gratuito. Es además un medio de comunicación instantáneo que permite una comunicación personal y profesional perfectas. Por eso se ha convertido en una app que empleamos cada día. Un medio de comunicación que está en constante crecimiento.

Consultando el movil en el trabajo

Vigila como lo usas en un entorno profesional

Sin embargo la aplicación tiene sus inconvenientes. El más importante tal vez tiene que ver con su uso el trabajo. Y es que como ocurre con la comunicación personal, esta app es una de las grandes favoritas en el ámbito laboral. El primer inconveniente tiene que ver con la saturación de información. Todos estamos de acuerdo en que la información es el arma clave para triunfar profesionalmente. Pero ocurre también que un exceso de información consigue el efecto contrario, la desinformación. Por eso es muy importante tener en Whatssapp a aquellos contactos que realmente merecen la pena. Esos amigos y contactos que nos dan la información apropiada y nos ayudan a mejorar y crecer profesionalmente.

Imagen del wattsup en casa

Por eso, lo primero que debemos hacer es separar la parte personal y la parte profesional al usar esta app. Y del mismo modo, también hay que intentar separar el tiempo que dedicamos a nuestra vida y a nuestro trabajo. Y es que durante el día vamos a tener mil y un mensajes. Muchos tienen que ver con familia y amigos. Con nuestras aficiones, nuestros retos, nuestros sueños y con todo aquello que nos importa. Y calibrar toda esa información lleva mucho tiempo y como bien se sabe el tiempo es oro. Por eso debemos medir muy bien los tiempos en el uso de esta app. Eso significa que es muy importante dedicar el tiempo apropiado a aquellos mensajes personales y profesionales que realmente importan.

El monito mudo mudito que no usa la aplicacion

Ya existen empresas que limitan su uso en el trabajo

Por eso, hoy en día son muchas las empresas que prohiben el uso de esta app en el trabajo. Es tal vez una medida drástica, pero está ocurriendo. Los trabajadores suelen invertir demasiado tiempo en su uso y ocurre también lo contrario. Su uso abusivo por parte de los mandos directivos puede llevar también a un sobre esfuerzo en el ámbito laboral. Y es que el control sobre los empleados se estrecha hasta el punto de exigirles mucho más que lo que tienen que hacer. Por eso, también son muchas las empresas que han empezado a prohibir el uso de whatsapp a sus directivos fuera del horario laboral.

Hommer simpson y se nene y el whatsapp

Además esta app se concibió como una herramienta de comunicación personal. Y todos sabemos que nuestra vida personal y profesional son cosas completamente diferentes. Y es que WhatsApp no nos asegura la privacidad y confidencialidad de nuestros mensajes. Por eso, hay que tener mucho cuidado al usarlo en el ámbito profesional. Son muchos lo que han vuelto a las llamadas directas para tratar temas realmente importantes. También son muchos los que desconfían de los mensajes grabados o de dar demasiada información. Por eso, el uso de esta app está cambiando de manera radical. Porque además, muchos contactos personales comienzan a tener interés por nuestra vida profesional. Y ese interés puede ser realmente peligroso.

Las ranitas y whatsapp

Otro de los peligros en el uso del WhatsApp tiene que ver con el lenguaje que empleamos. Al fin y al cabo no deja de ser una herramienta para hablar. Y cómo tal, el lenguaje suele ser sencillo y se adapta a una conversación informal. Y eso está genial para hablar con amigos y familiares. Pero no resulta lo más apropiado si queremos emplearlo bien profesionalmente. Por eso hay que tener mucho cuidado. No es lo mismo hablar con un amigo que con un cliente. Y eso es algo que hay que tener muy en cuenta. Por eso, no está de más emplear una buena estrategia cuando usamos esta app. 

WhatsApp en el ordenador

Por otra parte, en la medida que cada vez se usa más WhatsApp en el trabajo se ha popularizado también la utilización de la versión para web de esta app. Mediante el escaneo de un código QR, podemos 'exportar' a nuestro PC todas las funcionalidades de la aplicación. Y ese es otro de los grandes riesgos que debemos asumir. Por eso la comunicación no finaliza con nuestra jornada laboral. Y es que no vale con apagar el ordenador. Porque la app sigue activa y cualquiera que lo encienda tendría acceso a toda esa información que consideramos privada. Asi que al finalizar nuestro trabajo tenemos que cerrar también la aplicación. Es algo que muchos olvidan y que les puede dar grandes disgustos.

Haciendo llamada por Whatsapp

Además, los mensajes, las fotos y los vídeos que usamos se van guardando en la memoria del ordenador. Y lo mismo ocurre con nuestro smartphones. Por eso, debemos ser conscientes también de este peligro. Y así volvemos a lo comentado anteriormente. Es esencial usar una estrategia. En este caso, es fundamental borrar todo aquello que no vayamos a emplear. Es mejor curarse en salud y más con una herramienta tan peligrosa personal y profesionalemente. 

Y por último, no podemos olvidarnos el peligro que representan los hackers. Y es que con Whatsapp descargamos información de forma continua. Y no todos los ficheros son precisamente una bendición. Algunos de ellos tienen virús. Y algunos virus son tan potentes y destructivos que ponen en riesgo a la empresa en la que trabajamos. Incluso aunque nuestra empresa cuente con los mejores antivirus del momento. Por eso es conveniente analizar esos archivos antes de abrirlos.