Joven emprendedor erasmus

Soy periodista, emprendedor y copywriter. Tengo una carrera que demuestra lo primero, un proyecto empresarial que habla de lo segundo y multitud de trabajos como redactor profesional que prueban lo tercero. Me encanta escuchar, aprender e intentar ser cada día ser un poquito mejor persona y también mejor profesional. Me considero un mago del lenguaje. Me gusta cocinar mis pócimas consiguiendo textos exitosos que diferencien a cada uno de mis clientes.  

 

Siempre hay otro tren y este es de Liverpol

Ganar dinero no es la primera de mis prioridades. Cómo todos, necesito comer y me gusta disfrutar de la vida. Pero esto no significa que me mueva por ambición o por el ansia de poseer. Aspiro a ser feliz y la felicidad se  nutre de otros tipos de riqueza mucho más importantes. Por eso sólo acepto una parte de aquellos trabajos que me llegan. Y lo hago con proyectos con los que me siento identificado. Me atrae sentir esa magia cada vez que alguien apuesta decisivamente por mí. Se que jamás seré millonario y soy muy feliz sabiéndolo de antemano.

Empresario llamando por teléfono

Al igual que tú, no soy perfecto. Tengo mis rarezas, cometo errores y siento que hay días en los que hubiera sido mejor no levantarse de la cama. Sin embargo, si soy una persona consciente del presente y de lo que realmente es vivir. Hago reciclaje continuo y tiendo a preparar baños calientes y con espuma para mi alma siempre que lo necesita.

La magia de escribir

Mi vida ha sido muchas veces una mochila cargada de sueños. He vivido experiencias inolvidables en multitud de lugares alrededor del mundo. Y también he disfrutado de maravillosos rincones en mi Burgos natal cuando mis proyectos personales y profesionales seguían el mismo camino. He de decir, que ha sido mi amiga la soledad la que ha ido configurando mi alma para acercarla a la sabiduría de cómo escribir exitosamente.

Si te motiva lo que has leído, toca a la puerta de mis redes sociales. Estaré encantado de tomar un café contigo en la red para qué me cuentes un poco mejor cómo puedo ayudarte.

Gracias por quedarte hasta el final. Gracias, de verdad. Mi casa es tu casa y aquí encontrarás la puerta siempre abierta.

¡Que tengas un feliz y largo viaje!