HUMBERTO ABAD ESCULPIENDO

Si llevas tu infancia contigo nunca envejeceras

El dramaturgo Tom Stoppard tiene razón al afirmar que si llevas tu infancia contigo nuca envejecerás. Porque la infancia es el refugio de los valientes en los días de tormenta. Es ese beso dulce y cálido que una madre nos da ante el temor al frío de la oscuridad. Es como el abrazo de un padre ante el miedo a la propia vida. Es un barquito chiquitito de cristal que navega libre jugando con las olas y desafiando al viento. Es como una cometa de colores ligera e invencible que surca el firmamento saludando y sonriendo libre desde el cielo. La infancia ese ese bául de los recuerdos y de las llaves de las puertas de la propia vida. Humberto Abad nació en 1958 en la preciosa e histórica localidad de Quintanar de la Sierra en Burgos.

Abad es ante todo un buscador de respuestas a preguntas a veces complicadas. Un artista que busca superar límites de comprensión con creatividad, ingenio, valor, honestidad y viajes en el tiempo. Límites sujetos a veces a corses rancios y anquilosados. Por eso es un hombre hecho a sí mismo. Un hombre sin miedo, de mirada pausada y tranquila que siempre busca más allá de lo que parece evidente. Por eso hace suyo el concepto de viajar y redescubrir y aprender y cambiar y sentir de otra manera. “Recuerdo perfectamente que era un niño libre, feliz que no tenía ataduras, corsés o cárceles. Vivía a mi aire, siempre manipulando objetos y construyendo y deshaciendo cosas. Yo hacía mis propios mecanos y siempre a mi manera. Era en el fondo un niño rebelde porque no quería dejar de serlo. Volaba y sentía y viajaba empleando el tren de la imaginación. Gracias a esa libertad he conseguido llegar hasta aquí”.

EL HUEVO DEL AMORLa sala de exposiciones Pedro Torrecilla acoge hasta el 1 de marzo la exposición 'Rebobinando 201988. En el borde del Arte', de Humberto Abad.  La muestra, abierta desde el jueves 23 de enero, reúne 45 obras del autor, gran parte de ellas talladas en madera. Laura Sebastián, directora general de la Fundación Cajacírculo, ha sido la encargada de presentar la exposición del escultor burgalés, una retrospectiva a la obra de Abad a lo largo de sus 30 años de trayectoria en los que ha expuesto en más de 50 salas de España, Francia y Portugal. Sus temas hablan de la crueldad y de la belleza, del dolor y también de los sueños. Temas tallados con tesón y esfuerzo en madera de haya, caoba, pino, castaño de indias, olmo, fresno, roble, arce, nogal e incluso madera de variedades tropicales. Abad es hoy en día uno de los mejores escultores en madera de España. Y es un artista reconocido y premiado también a nivel internacional. “Antes sólo fabricaba cosas y ahora consigo obras que emocionan. Yo no trabajo para comprarme un mercedes. No creo en el mundo material.  Por eso voy despacio, viajando en el camino correcto observando y aprendiendo y también cruzando emociones.

La muestra es un pequeño homenaje a su mujer, que se ha jubilado recientemente. Para ella ha creado lo que ha llamado el “Kit del descanso”. Es una pieza en la que el elemento principal es una bobina de madera. “Mi mujer siempre me ha querido como soy y ha respetado el camino artístico elegido por mí. Es generosa y feliz. Siempre está sonriendo y lo hace con candidez, una de las cualidades más bonitas de un ser humano. Mi hija ha sido también un gran apoyo en los momentos más difíciles. Es generosa también pero sabe siempre estar en su lugar y también defender su posición en cada momento”.

Abad nació en 1959 en la maravillosa e histórica localidad de Quintanar de la Sierra. Aquellos años de posguerra eran duros y las familias sobrevivían unidas al abrigo de los trabajos tradicionales. Quintanar era entonces el corazón de los pueblos de la Demanda burgalesa. Un pueblo precioso y orgulloso que contaba entonces con más de 4000 habitantes. En la actualidad, lucha contra la despoblación, un mal endémico que está atacando a las zonas rurales de media España. “Yo vivo en Cuscurrita de Juarros, un pueblecito de tan sólo seis habitantes. Creo que la situación de los pueblos es complicada, pero también creo que el tiempo traerá una transformación unida a la búsqueda de nuevas formas de vida”.

Abad confía en su camino de creación como algo tranformador. Y es que esa creación puede conseguir efectos maravillosos porque en el fondo todos somos viajeros de transmisión. A todos nos surgen preguntas y paradojas que dan lugar a vivencias a veces difíciles. Es precisamente de ellas de donde nacen las verdaderas obras de arte. “No tengo formación académica, pero si me he concentrado en vivir y hacerlo de forma intensa. Por eso cuando quiero esculpir siempre realizo un ataque directo. Ese ataque me permite visualizar lo que quiero pero debo enfrentarme a sus dificultades y a sus nudos. Y a veces sucede que me encuentro en pleno proceso con la persona más indiferente del mundo y es ella la que termina por darme las respuestas que buscaba”.

Humberto cree que el viaje es esencial en el camino del conocimiento. “En Nápoles hay una capilla con la que lloré. Es verdad que necesitamos mitos, pero puedes encontrar a grandes artistas en todos los lugares del mundo. “Lo cierto es que siempre encuentro sin buscar, algo que es absolutamente maravilloso. Sin embargo, también en el universo del arte hay impostores y diletantes. Tienen formación cultural y su único objetivo es tapar el talento de los grandes. Y es que las galerías, los museos y todo este mundo mueve mucho dinero”.

Humberto ama la madera como quien ama la vida.  Y es que es un material que le plantea problemas e interrogantes nuevos y eso engancha. También realiza fotografías y mezcla conceptos siempre que llegue donde realmente quiere llegar. Le apasiona la lectura y ese cruce de palabras que da lugar a juegos y significados infinitos. “No valgo para escribir porque me cuesta mucho reflejar lo que pienso. Aun así, a veces si encuentro el momento ideal y llega algo que merece la pena y eso es alucinante”. Para él Internet y las redes sociales son como la comida, una necesidad. “Un día yendo en bici me perdí y al ver a un pastor me paré para preguntarle. Resulta que el hombre sacó su móvil y con el GPS me indicó hacia dónde debía ir. Para mí Internet es una necesidad. Y lo cierto es que me viene bien”. Viajar para él es también una necesidad espiritual. El viaje es el propio camino y lo que este nos devuelve. Ha visto medio mundo, pero Picos de Europa es su lugar en ese mundo. Adora desayunar fuerte y relajarse después. Para él el tiempo es relativo y la muerte, que ha vivido muy de cerca, siempre está ahí, como una frontera que algún día habrá que cruzar. “El año pasado un gran amigo y fantástico artista hizo una exposición de los doce apóstoles y algunos llevamos un objeto relacionado con la muerte. Uno de nuestros amigos, que es médico, llevó simplemente una maleta vacía. Creo que es una de las imágenes más poderosas para ilustrar lo que es la muerte como tránsito al que vamos después de la vida. Vivir al máximo, intensamente y sin dejar nada por hacer. Porque allí donde todos vamos llevamos simplemente una maleta vacía”.


En Canicosa soy muy feliz

Si pudiéramos preguntarles, nos daríamos cuenta de que los pueblos tienen vida propia. Son capaces de amar, odiar, llorar, sonreír, vivir, soñar y también morir. Y es que los pueblos son como los niños. Pequeños seres que viven sorprendiéndose con cada paso, con cada descubrimiento. Y así van creciendo mientras desafían al pasado, al presente y al futuro buscando siempre la auténtica felicidad. Jesús Cámara nació en 1951 en la preciosa e histórica localidad castellana de Hacinas. En aquellos años de posguerra el hambre pintaba de gris la mayor parte de los hogares en España. “Las condiciones de calefacción eran mínimas con aquellas chimeneas de campana.

Al terminar la escuela teníamos que ayudar a nuestros padres con el ganado. Aquellas casas adustas no disponían de agua corriente y teníamos que ir a la fuente a recoger agua o conducir a los corderos hasta los prados. También dedicábamos mucho tiempo a picar leña. Recuerdo perfectamente regresar después del pastoreo empapado de agua en un día de perros y cómo mi madre tenía preparada la ropa limpia y seca y el plato de comida caliente. El genial ilustrador y escritor Jonathan Hennessey suele decir que la ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que aspirar a ser libre. Y esa ignorancia siempre se ha combatido en los colegios y en la familia.

En aquellos años en blanco y negro, la escuela unitaria de Hacinas tenía al menos 45 alumnos entre niños y niñas. Los maestros daban clases particulares y también clases de adultos para sanear su economía. “Éramos una familia humilde de cuatro hermanos. Dependíamos de una beca para poder estudiar. A mi me apasionaban las matemáticas, pero al final tuve que inclinarme por la carrera de magisterio. Mis padres no podían hacer frente a los gastos de una carrera superior con tres hermanos estudiando a la vez”.

Jesús Cámara da sus primeros pasos como maestro en la escuela unitaria de niños de Moradillo de Roa. Un pequeño pueblo en el límite de la provincia de Burgos con Segovia, en una clase de 21 niños y siete cursos. En 1973 le conceden una interinidad en Regumiel de la Sierra. Un año después, se convocan elecciones y Jesús consigue aprobarlas logrando así otra interinidad en el pueblo serrano. Entre 1975 y 1978 es destinado a Neila, un pueblo amable y muy “acogedor” que vivía del aprovechamiento forestal y de la ganadería. “Daba todas las asignatura, incluso francés, a los 26 alumnos de sexto, séptimo y octavo de la E.G.B. Gracias a la inestimable ayuda del médico y del cura llegamos a dar también varias clases de Educación Sexual. En la actualidad, mis alumnos Nielenses, ya con cincuenta años, me siguen recordando con cariño y parando en la calle para saludarme efusivamente. En 1978 Jesús Cámara Olalla por concurso llega a Canicosa de la Sierra donde ha estado impartiendo clase durante 39 años. Su lema, intentar que los alumnos comprendan lo que se les enseña porque lo aprendido sólo de memoria pronto se olvida. “He sido nombrado “Profesor honorífico por tercer año consecutivo por la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León. Implica que tengo que colaborar con el C.R.A. Sierra de Pinares en Canicosa, sobre todo en el área de Ciencias Naturales. Al final son dos o tres horas semanales que dedico de forma altruista”.

El gran escritor y orador romano Cicerón ya advertía de que no conocer lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños. Tal vez fue ese amor por recuperar la historia lo que le ha llevado a Jesús Cámara a investigar desde 2013 la represión sufrida en el partido Judicial de Salas de los Infantes durante la Guerra Civil Española. Y es que Jesús desea que esa investigación plagada de archivos y datos se convierta en una publicación exhaustiva sobre aquel momento histórico. El Archivo Histórico Provincial de Burgos, los archivos municipales de los ayuntamientos del partido judicial, los expedientes de la cárcel de Burgos y de la Guardia Civil y el Archivo Militar Intermedio de El Ferrol han sido sus principales fuentes de documentación.

Igualmente, ha consultado la base de datos de todos los represaliados de la provincia que Luis Castro le cedió altruistamente, así como el trabajo inédito “Exterminio y represión en el sur de la provincia de Burgos”, de Antonio Palacios Gonzalo, y los apuntes de Melchor Peñaranda. Cámara ha conocido la vida de esos hombres serranos que intentaron esquivar la represión y se acuerda de cada detalle de la misma como si hubiera sido un testigo directo. En realidad, su investigación supone una mirada en profundidad a aquella época. Conoce los entresijos de aquellos 29 vecinos de Quintanar de la Sierra que en los días inmediatos al levantamiento huyeron al pinar temerosos de ser encarcelados por su pasado ligado a los partidos de izquierdas o sindicatos o los de aquellos 10 vecinos de Palacios de la Sierra que no quisieron incorporarse al ejército. Cámara explica que la represión, el encarcelamiento y los asesinatos tuvieron su momento álgido en los primeros meses del levantamiento, de julio a noviembre de 1936. En total, ha contabilizado en el partido judicial de Salas de los Infantes 286 encarcelados, 14 asesinados por paseo, 96 asesinados por sacas, 8 muertos en otras circunstancias y 6 fusilados tras consejo de guerra.

El lenguaje es el vestido de los pensamientos. Samuel Johnson

El lenguaje es el vestido de los pensamientos decía el gran poeta Samuel Johnson. Tal vez por eso Jesús Cámara ha recogido 4971 palabras en el Diccionario Tradicional del siglo XX de un pueblo serrano burgalés. Vocablos ahora en desuso relacionados con la agricultura, la ganadería y los usos y costumbres en la  bella e histórica localidad de Hacinas. Palabras como estremijo, ciratao, badanas o piugo que prácticamente hoy no se usan. El libro está editado por la Asociación de Amigos de Hacinas. Estamos ante un diccionario que recoge además 2276 expresiones, de las cuales 1296 no figuran en la edición vigésimo segunda del Diccionario de la Real Academia Española. “El objetivo de este diccionario es parte de la memoria histórica del siglo de un pueblo que es el mío y cuyo modo de vida de sus habitantes cambió drásticamente, a mejor en el último tercio del siglo XX, pero con menos población. De esta forma desaparecieron la agricultura y la ganadería tradicionales, que eran su sustento y con ellas los usos, las herramientas y los vocablos que las describían. Pero esa parte de la historia no se desvanecerá, quedarán sus palabras en este diccionario”.

La revista “Amigos de Hacinas”, que edita trimestralmente la asociación con el mismo nombre está muy relacionada con este diccionario. Es en ella donde Jesús Cámara comenzó a desarrollar la labor de recopilación de vocablos en desuso. En el año 2002 colaboré con los doctores de la Escuela Superior de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica, Luis García Esteban y Paloma de Palacios, en la recogida de muestras de los árboles fósiles en el término municipal de Hacinas”Serían identificados en el año 2006 unos como Protodocarpoxylon haciniensis y otros como Agathoxylon sp., especies hoy desaparecidas. Los árboles que más se asemejarían serían los podocarpos y los agathis, los dos en el hemisferio sur. Estamos ante una vida apasionante de una persona realmente apasionante que ha vivido por y para el desarrollo cultural y educativo de los pueblos de la zona de Pinares de Burgos.


Un luchador con armadura de cristal

Los superhéroes existen. Están entre nosotros. Y no, no llevan capas que les permiten volar. O lentes con las que disparar rayos x. Ni siquiera tienen una fuerza sobrenatural. No pueden correr a la velocidad de la luz y tampoco saltar edificios. No tienen pasaporte para viajar en el tiempo o en el espacio. Y sin embargo, si tienen poderes mágicos. Y es que ponen en valor el poder del esfuerzo, del sacrificio, de la tenacidad y de obcecación por lograr sus sueños. Lo que ocurre es que sólo podemos verlos si usamos unas gafas especiales. Una lentes mágicas que los hacen visibles. Y si, Rubén Moreno Pardo es un superhéroe. Uno de los de verdad. Nació el año en que Barcelona celebraba por primera vez unos juegos olímpicos que fueron el orgullo de toda España. Desde muy pequeñito, Rubén supo que sería un luchador con armadura de cristal. Javier, su padre, murió cuando apenas sabía hablar. Un golpe demoledor que una criatura tan pequeña no supo encajar. Su sonrisa y su vitalidad se escondieron detrás de nubes cargadas de frío. Su madre además se dio cuenta de que Rubén era un niño especial.

Foto familiar de Rubén Moreno Pardo

Sentía, leía y aprendía muy despacio. Todo le costaba mucho más que a los demás niños. “Me costaba horrores hablar o entender cualquier texto escrito y pronunciar palabras difíciles era un infierno. Además estudiaba en un cole normal. Con niños normales con aptitudes normales. Y eso significaba realizar un esfuerzo mayor”, comentó Rubén. Pronto comenzó a necesitar la ayuda de logopedas y de muchas actividades de apoyo. Y es que cuando la vida no nos sonríe debemos elegir aquellos lugares donde el sol de vez en cuando nos guiña el ojo. “Hacinas, el pueblo de mi madre, terminó por convertirse en mi refugio en el mundo. Allí podía ser un niño diferente. Volar, sentir y vivir la magia de la auténtica libertad. Jugaba y aprendía junto a mis abuelos Jesusa y Lucio. Ellos ejercían de protectores y me daban los besos y los abrazos que mi alma y mi confianza necesitaban. Ellos eran los que me quitaban la mochila de la tristeza y me regalaban zapatos nuevos para caminar hacia la felicidad”.

Con sus abuelos

Rubén fue creciendo tratando de mirarse al espejo para que este le devolviera la imagen de un muchacho normal. Sin embargo, el espejo sólo podía reflejar su verdadera imagen, la de un muchacho especial. Un muchacho que debía emprender un camino difícil de barro y piedras para encontrar su verdadera identidad. Y es que el gran Miguel de Unamuno siempre recalcaba que el modo de dar una vez en el clavo es dar cien veces en la herradura. Y Rubén crecía y luchaba, pero perdía sus batallas. El Instituto terminó por ser un infierno, una cárcel en la que el no tenía la llave. Un lugar sombrío y húmedo donde su alma se helaba sin poder sonreír. “En tercero de la ESO dije basta. No podía seguir así. Era como intentar escalar el Everest con muletas y descalzo. Por eso todo cambió el día en el que ingresé en el Programa de Cualificación Profesional Inicial. Allí mi discapacidad no era un impedimento sino un reto. Llegaron las sonrisas, los verdaderos amigos y las clases en las que me sentía uno más”. Fueron cuatro años maravillosos. De aprendizaje, de compañerismo y de búsqueda personal. Quería ayudar a los demás. Por eso tal vez quise ser celador. Pero los trabajos no llegaban. Mi vida regresó a la rutina, la oscuridad y el desconsuelo. Trabajaba en lavanderías o echando horas en fábricas, por un sueldo miserable acompañado de jornadas laborales agotadoras. “Hasta que un día un buen amigo me dijo que debía hacer algo por mí mismo. Que no podía seguir esperando a que los demás abrieran las puertas de las que yo sólo tenía la llave. Así fue como me decidí por empezar a aprender cómo ser el mejor profesional dando masajes”.

Ambiente en la gala de los empresariosY es que Séneca ya lo advirtió. El esfuerzo llama a sí a los mejores. Por eso en 2013 Rubén se carga de valor y comienza a estudiar Quiromasaje en la Academia Hera, en Pamplona. Aprende rápido porque es más fácil conducir si realmente nos apasiona hacerlo. Es un niño de nuevo con zapatos nuevos y bolsillos llenos de dulces de mil colores. Por eso, un año después, vuelve a estudiar otro curso de Técnico de Quiromasajes en la misma academia. “Desde el primer día sentí que el ese mundo terminaría por ser mi pasión. Comencé a sentirme realizado y volví a sonreír por los logros y las metas que estaba logrando. Además, el club deportivo Oberena me abrió sus puertas y su corazón de par en par. Allí pude probar mis manos a nivel profesional y empecé a sentir que estaba logrando metas importantes en mi vida”.

En un momento de la gala

En 2017 Rubén da un pasito más en su vida profesional y estudia un curso para convertirse en especialista en masaje deportivo. Y es que el maravilloso universo del deporte es como un filón de oro para un buen masajista. Y así es como Rubén comienza a entender cada una de las disciplinas deportivas y cómo tratarlas. “No quería parar. No podía parar. Necesitaba seguir aprendiendo y mejorando. Necesitaba crecer. Por es decido seguir estudiando y realizo un Máster en Terapias Manuales y Complementarias. Así es como consigo el título ISED del Instituto Superior de Estudios. Paso de conducir con un maravilloso y humilde 600 a llevar un Ferrari. Y es que estos últimos años han sido un regalo de la vida. Años de entrega, sacrificio y aprendizaje para encontrar mi verdadera identidad y también mi auténtico camino”.

Y es así como los clientes han ido llegando y llamando a su puerta. Clientes que han pasado a ser amigos y confidentes. Y con ellos también apareció la primera oficina, su primer hogar empresarial. “No fue fácil. De hecho fue muy complicado, esa es la verdad. Es cómo correr una maratón fuera de forma. Porque al final enfrentas un sueño con todas las dificultades que tiene conseguirlo. Porque las facturas llegan, y con precisión milimétrica. La del alquiler, la de la luz, la de internet y lógicamente la de la gestoría, que es realmente esencial. No hubiera llegado hasta aquí sin la ayuda de Cocemfe en Navarra y el apoyo del Centro de Recursos de Educación Especial en Navarra”.

Tubman creía en que todo gran sueño comienza con un gran soñador. Y es que los soñadores son los que cambian el mundo. Así, en 2018, nuestro superhéroe se convierte en autónomo. Un paso difícil que desafiaba a todos aquellos que le hicieron creer que jamás lograría sus sueños. “Fue muy difícil. Mi familia no lo tenía claro. Pero al final han sido los clientes los que me han hecho llegar hasta aquí. Muchos de ellos son deportistas de élite que aprecian la técnica que tienen mis manos y también mi profesionalidad. También me valoran por mi honestidad. Si no puedo con alguna contractura les derivo a otros grandes profesionales. Para mí la ética personal y profesional son indiscutibles”.

Y todo esfuerzo tiene su recompensa. Porque los superhéroes consiguen sus poderes mágicos caminando con determinación para conseguir sus sueños. En 2018 Rubén recibe un maravilloso espaldarazo con el reconocimiento al Trabajo Autónomo de Navarra. Además, también recibe un diploma a la mejor experiencia empresarial con discapacidad. Y es que en los últimos años Rubén ha pasado de viajar sólo en la vida a tener grandes amigos y estímulos que hacen que ese viaje sea mucho más intenso e interesante. “Lo cierto es que ahora es difícil no verme sonreír. Soy feliz. Estoy consiguiendo mis metas y mi sueño. Tengo un local maravilloso a pie de calle y con una enorme visibilidad. Tiene recepción, una sala de espera y también un lugar amplio y luminoso para los masajes. Y además está situado en un lugar tan estratégico como es la Plaza Félix Huarte. Yencima lleva mi nombre. ¿Qué más se puede pedir?”.

Ahora, en su vida, el tiempo es oro. Colabora con la Unión Deportiva Multivera, un histórico del fútbol navarro. Es su hogar, una casa en la que se siente querido y respetado. Todavía no tiene novia. Y es que su prioridad es su empresa y que esta crezca y evolucione con el tiempo. Como buen luchador no le tema a nada ni a nadie. Ahora saben quién es, de dónde viene y también tiene muy claro dónde desea llegar. Ha aprendido a caminar, pasando frío y dolor en los pies y en el alma. Uno de sus tesoros es la placa que conserva como oro en paño de sus clientes a su esfuerzo y sacrificio.  Entre otros grandes deportistas, sus manos tratan a Iker Vicente de Ochagavía, uno de los mejores Aizkolaris del mundo. Otro de sus clientes es Santi Salazar Baeta, de Castrourdiales. Se trata de un triatleta del Club Camargo Astillero con el que realiza carreras de Triatlon, Duatlon y Acuatlon de 5 y 10 km. Además ha participado en campeonatos de universitarios de triatlón a nivel nacional. También ha corrido una maratón del Sáhara.  Su empresa está presente en Internet y en redes sociales como Facebook o Instagram. Y es que Rubén Moreno es un superhéroe. Al menos eso dice la biblia de su vida. Y es que los superhéroes existen. Lo que ocurre es que los demás mortales no llevamos las lentes necesarias para poder verlos.

 


María Luisa Banzco con su madre y con su hija

Soria es el tesoro de la micología en España

El gran escritor francés Jean de Boufflers solía afirmar que el placer es la flor que florece y el recuerdo es siempre el perfume que perdura. Y es que los recuerdos son el ancla que sujeta nuestras vidas a la cordura. Porque el pasado sólo vive en la memoria del alma y del corazón. Los recuerdos son gorriones de colores que cantan y que bailan en los días amables de sol y en las tardes tristes y melancólicas de tormentaMaría Luisa Banzo Amat era un niña alegre, pizpireta y muy curiosa. Sus primeros recuerdos viajan en el tiempo hasta el maravilloso pueblo soriano de Navaleno en los años sesenta. Sus padres regentaban el restaurante “El Maño”, una institución en el mundo de la gastronomía soriana en los años del primer despertar de España durante la época franquista. “Aquellos inviernos y aquel frío soriano te helaban la sangre y hasta el propio alma necesitaba un gorro, guantes y bufanda. Los Guardias Civiles llegaban al bar tiritando, con la piel roja encogida por el frío y con témpanos de hielo que colgaban de sus bigotes. Mi madre les trataba como a reyes y les ponía su cafelito caliente y sus pastitas. Era la única manera en que volvían a la vida.

También recuerdo aquellas partidas de cartas interminables, amables y reñidas que jugaban el cura, el alcalde y el médico de Navaleno. Y cómo los aromas de los guisos de mi madre y de mi abuela lo envolvían todo. Eran como nubes de sabores amables e infinitos que impregnaban la sala del bar y el restaurante. Así es como yo fui aprendiendo a cocinar recetas   de toda la vida impregnadas en sabor y tradición. El “Maño” era  muchas veces un cine improvisado. El lugar donde se veían los combates del legendario Urtáin. Navaleno era un pueblo maravilloso y con personalidad. Terminó por convertirse en uno de los ejes turísticos más importantes de Soria. Aquellos años sesenta y setenta fueron espectaculares”, comentó María Luisa.

Su madre y mentora se formó en Barcelona a las órdenes del mítico y legendario cocinero Josep Rondissoni. De origen suizo, fue discípulo de Auguste Escoffier, que se estableció en Cataluña a principios del siglo XX. Ejerció como jefe de cocina en varios hoteles y restaurantes de España y el extranjero y fue profesor en el Institut de Cultura de la Dona, fundado por Francesca Bonnemaison. En 1945 publicó Culinaria, su recetario más notable e influyente. “Lo cierto es que “El Maño” se convirtió en un restaurante muy conocido y apreciado. Logramos éxitos maravillosos. Pero por circunstancias de la vida, tuvimos que cambiar de aires y al final nos decantamos por Madrid. No comenzábamos de cero puesto que muchos de nuestros clientes nos ofrecieron su apoyo y su cariño. Aun así, en su momento, fue una aventura realmente arriesgada. Y en esta vida, sin riesgo, no hay recompensa”, matizó María Luisa.

MARAVILLOSO RINCONCITO PARA DISFRUTAR DE LA COCINA CASTELLANA

María Luisa se siente incómoda cuando la presentan como Chef. Prefiere pecar de humildad y presentarse a sí misma como cocinera. Y es que como dice Ferrán Adriá, la cocina de autor es poner tu personalidad en lo que haces y ese es el sentimiento que la convierte en algo distinto. Su restaurante, “La Cocina de María Luisa” es la catedral en Madrid de la micología y la carne de caza. Un rinconcito castellano especial y auténtico donde María Luisa ha puesto su alma y su corazón en cada detalle decorativo para acercar Soria a la capital de España. Llama la atención su decoración amable y simpática y sobre todo un delantal de 1922 remendado por su abuela que cuelga de una de las paredes. O su carta innovadora y atrevida donde ofrece platos tan renombrados como la manita de cerdo rellena de carne, la trufa de Soria o las delicias de acelgas rellenas de pato y de trufa negra. Sin embargo, antes de convertirse en una autoridad en cocina tradicional, María Luisa se dedicó de forma profesional a la política. Llegó a ocupar un escaño en el Congreso de los Diputados por Soria entre 1986 y 1989. Y es que según Tolstoi el secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere sino querer siempre lo que se hace. “Primero fui concejala en el Ayuntamiento de Navaleno. Con tan sólo 26 años me convertí en la primera diputada del Partido Popular por la provincia de Soria. Fui además la diputada más joven de la Cámara hasta aquel momento”. Banzo Abat está casada y es madre de cuatro hijos. Es además diplomada en Magisterio. Le gusta disfrutar de su tiempo libre junto a su familia y siempre que puede viaja y descubre otros rincones y también otras formas de vivir y cómo no de cocinar.

UNA POLÍTICA DE RAZA

“Jamás me perdí un pleno o falté a mis obligaciones. Incluso mientras estaba embarazada. Llegué a tener una flebitis y los carpinteros del Congreso amablemente me hicieron una banqueta acolchada para que pudiera estirar y relajar la pierna. Eran otros tiempos y también otra política. Todos los martes viajaba desde Soria con mi marido y también el bebé y después debíamos regresar los viernes. A mi marido le tocaba muchas veces quedarse en casa cuidando del niño. El conserje era fantástico y me avisaba cuando llegaban los diputados. Era el momento perfecto para darle el pecho. Solía hacerlo en el despacho que compartían los diputados de Alianza Popular. Recuerdo aquel día perfectamente. El niño no dejaba de llorar y decidí ir hasta el Salón de los Pasos Perdidos para darle de comer. Estábamos en una votación y así fue como saltó a la prensa. Fue algo normal y muy natural que se aleja de los círculos mediáticos que vemos en los últimos años”. Después han llegado otros casos más recientes y mediáticos como el de Carolina Bescansa con su hijo Diego. Mónica García, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid o la senadora Iolanda Pineda también amamantaron a sus hijos en algunas de las instituciones oficiales de nuestro país.

UN RESTAURANTE CONOCIDO Y RESPETADO CON ALMA DE VERDAD

Su restaurante en Madrid es una continuación del Restaurante soriano del “El Maño”. Sigue siendo ese hogar de pueblo que calienta almas y enciende sonrisas. María Luisa se considera una persona comunicativa y que aplica siempre el sentido común. Cambiaría la actual política de enfrentamientos con unas buenas lentejas o unas patatas con costilla para darle serenidad y color al ruido y la fealdad de la política actual. A veces la nostalgia llama a su puerta y María Luisa se acerca al Congreso con su familia para paladear como si fueran postres lo dulces que fueron muchos de los momentos que vivió allí en su etapa parlamentaria.

Hay días en la vida en los que el sol nos sonríe de manera especial. María Luisa siempre recordará aquel 28 de noviembre de 2017. Fue galardonada con la “Seta de Oro”, un prestigioso premio creado por la Agrupación de Hostelería Asothur en el año 2013. Con el se quiso reconocer la labor que Banzo Amat realiza desde hace más de una década en Madrid como embajadora de la cocina soriana y por ser una de las pioneras en valorar y destacar la importancia de todo tipo de setas en la alta cocina. “Jamás podré olvidar aquel día y el cariño que sentí de mi gente y de mi tierra. Imáginate además tomar el testigo de la familia el Celler de Roca y de Merceces Molina que lo habían ganado los dos años anteriores”. Y es que por sus salones han desfilado deportistas de élite, políticos de primera línea y gente de la cultura de los cinco continentes. “Las niñas mimadas de mis fogones seguirán siendo las setas de Soria. Seguiremos apostando por una carta atrevida, innovadora y sofisticada. Y nuestros clientes, comensales y amigos seguirán disfrutando de los mejores productos sorianos: embutidos, patés, cardo rojo, verduras y mantequilla entre otros. La “Cocina de María Luisa” seguirá conservando su esencia, frescura y autenticidad”. Y es que la vida de María Luisa nos ha ofrecido hasta ahora un jardín maravilloso lleno de flores de todos los colores. Y sí, el placer es la flor que florece y el recuerdo es siempre el perfume que perdura. Y es que el alma del “Maño” descansa ahora en Madrid. Y la cocina de María Luisa sigue siendo un homenaje a la tradición y a nuestros pueblos y sabores. Porque al final el secreto de una vida exitosa es encontrar cuál es tu destino y entonces perseguirlo (Henry Ford).


El teatro ha sido y es el amor de mi vida

Azucena García guarda con celo en su corazón uno de los momentos más importantes de su vida. Era una niña de diez años sonriente y soñadora que salía corriendo del colegio para colarse en las obras de Teatro de su pueblo, San Leonardo de Yagüe. Y aquel escenario era su lugar mágico en el mundo. Allí podía soñar. Soñar con volar y viajar el tiempo y en el espacio conquistando nuevos lugares. Soñar subida en las tablas dirigiendo su voz y su mirada a un público expectante y deseoso de nuevas experiencias. Azucena García “Ceni” nació el mismo año que el hombre pisaba por primera vez la luna. Fue la más pequeña de ocho hermanos, convirtiéndose en su juguete y en su joya más preciada.

“Era una niña pizpireta, alegre, graciosa y muy empollona. Adoraba el teatro. Recuerdo perfectamente un viaje que hicimos a Madrid con el instituto. Podíamos elegir entre ver en el cine Indiana Jones o asistir al teatro. Al final me fui con mis mejores amigas a ver la obra “Sublime decisión”. Jamás podré olvidar aquel día. Valentín, su padre, siempre soñó con tener una abogada en casa. Sin embargo, los hijos vienen al mundo casi siempre para llevar la contraria a sus padres. Ceni era muy muy buena con las materias de ciencias. Por eso decidió estudiar empresariales en Zaragoza. Allí consiguió sus primeras prácticas y también sus primeros empleos. Sin embargo, su padre fallece demasiado pronto y Ceni decide dar un giro radical a su vida y a sus sueños. Consigue un trabajo en Modas Maribel, en Salas de los Infantes. Un pueblo que le acoge con los brazos abiertos y en donde viven algunos de los mejores años de su vida. Tres años después, en 1999 ceni regresa de nuevo a San Leonardo y comienza a trabajar en la gestión de Moles S.A.

“Creo que tomé la decisión acertada. Trabajaba en lo que quería, esa es la verdad. Al volver sentí que debía vivir mi vida en el pueblo intensamente. Por eso decidí implicarme y hacerlo con todas las consecuencias. Y es que sli me piden algo siempre estoy ahí. El teatro ha sido y es el amor de mi vida. Mi padre sentía lo mismo. Tuvo la oportunidad de hacer una prueba en el Teatro Real de Madrid y mi abuelo no le firmó la autorización. Fue uno de los días más tristes de su vida”.

A “Ceni” le gusta pensar que el dinamismo social de un pueblo no es un concepto abstracto. Y es que los pueblos son seres vivos que necesitan comer, respirar, descansar, vivir, disfrutar y sentir. Un pueblo vivo es como un bosque virgen, conserva su esencia y su vitalidad. Se convierte así en un lugar donde apetece invertir y vivir. En un sitio único para atraer turismo y riqueza. Y es que un pueblo con asociaciones fuertes y dinámicas puede atraer población, uno de los quebraderos de cabeza actualmente en el mundo rural. “San Leonardo cuenta con un tejido asociativo espectacular. Tenemos asociaciones tan diversas y maravillosas como AMINA, la de la Virgen de la Vega, la Coral de San Leonardo o la Asociación Cultural la Candelaria. Lo que pasa es que en la actualidad estamos sobre informados y nos cerramos a veces a las cosas más importantes. Además, dependemos demasiado de aquellos espíritus alegres y altruístas que tiran siempre del carro. Eso puede hacer que lleguen a cansarse y perder la ilusión. Porque la vida de un pueblo depende de todos. Del director de la obra, del apuntador, del que enciende las luces, del encargado del vestuario y también del acomodador.

ceni pregón de la magdalena

Ceni cree firmemente en los pueblos. Siempre se ha sentido apoyada, querida y reconocida por su labor en San Leonardo de Yagüe. “Somos de Castilla la Vieja, nos guste o no. Esa idiosincrasia nos ha mantenido vivos y nos ha hecho llegar hasta aquí. Pero debemos avanzar y cambiar un poco ese concepto abstracto si queremos tener un futuro y atraer población. Y en esa labor creo que la cultura es fundamental. También la política económica es esencial. En este sentido mi mentor y mi guía en la vida siempre fue el gran maestro José Luis Sampedro”.

Azucena García se describe como votante del Partido Popular, Republicana y seguidora del FC Barcelona. Una mezcla realmente auténtica. En Facebook no habla de política. Prefiere colgar cosas divertidas. Le gusta escuchar y hablar con todos. Porque cualquier persona tiene cosas importantes que decir. Ahora trabaja en lo suyo, en su empresa. Una asesoría de la que se siente muy orgullosa y que le ha proporcionado clientes de todos los pueblos de Pinares. “Trabajo en lo que me hace feliz. Y es que si algo tengo claro es que debemos luchar por crear comarca. Es la única manera de ser fuertes y competitivos y que la gente nos conozca.

“Ceni” ha sido concejala de cultura del PP en el Ayuntamiento de San Leonardo durante 16 años. Una época maravillosa de su vida. Y agradece el apoyo, el cariño y el amor con el que le han tratado la inmensa mayoría de los vecinos del pueblo. “Yo les diría a los que no me quieren que no hay mejor palabra que la que queda por decir. Además del teatro, que es y será siempre mi gran amor, me gusta mucho disfrutar y salir con mis amigos. También suelo pasar mucho tiempo viendo cine y series y trato de caminar, sobre todo los fines de semana. Me gusta coleccionar barajas de cartas. Tengo 182. Por ejemplo te diré que tengo la biblia en baraja y otra baraja de edición limitada de todas las obras que se han hecho en el Palacio Real. Y por último claro, mi pasión es cuidar de mi familia y de aquellos que más quiero”.

Azu tiene sueños sencillos. Algún día le gustaría viajar hasta Australia y perderse allí por un tiempo. También quiere seguir con sus catequesis de confirmación. Es católica y creyente, pero no cree para nada en los estereotipos. “Lo decía antes. Estamos expuestos a una sobreinformación. Sobretodo en las redes sociales. Y esa sobreinformación suele estar acompañada de desinformación. Nos confunden con los símbolos, con los himnos, con la historia. Por eso debemos reflexionar y comparar las informaciones que recibimos todos los días”.Ceni se considera creyente. Sin embargo, le es complicado definir y diferenciar los conceptos del bien y de mal. Cree en lo que cuentan los demás, en sus historias, en sus verdades y en cómo ven ellos aquel lugar al que se supone que vamos después de morir. Y es que Azucena cree en la conciencia personal de cada uno en torno a sus actos y en la tranquilidad o intranquilidad que uno siente cuando se va a dormir.

“Puedo decir orgullosa que duermo tranquila. En este maravilloso viaje que es la vida mis padres y mis hermanos han sido muy importantes. También han marcado mi vida de forma maravillosa Gerardo Blanco, Fernando Mercadal y mi tía Chon, que a sus 97 años sigue siendo mi segunda madre. Y es deberíamos vivir tantas veces cómo los árboles, que pasado un año malo echan nuevas hojas y vuelven a empezar (José Luis Sampedro)

 

 


Noche de Poesía de 2018

De niña aprendía con citas literarias

Inma Gómez en la Gala poética de Salas
Inma Gómez Martín recitando en la Noche de Poesía de Salas de los Infantes

Si le das a un niño un cofre guardará sus recuerdos, sus sonrisas, sus anhelos, sus días de tormenta, sus tardes de sol y sus noches sin luz. Guardará celosamente su vida y le pondrá un candado para que nadie pueda perturbarla al llegar la eternidad. Inmacuada Gómez todavía guarda la llave mágica de su infancia. En un lugar seguro y único dentro de los más recóndito de su alma. Sus padres Federico y Benita vivieron su infancia en la histórica localidad burgalesa de Hacinas. Por eso Inma pasó muchos veranos en el pueblo junto a sus abuelos Pablo y Claudia. Veranos de tardes interminables, de paseos infinitos y de juegos infantiles al abrigo de las tardes de sol. En Madrid, en el colegio, Inma fue siempre una niña aplicada.

Noche de Poesía de 2018
Componentes de la Noche de Poesía de Salas de los Infantes en 2018

Sus padres le inculcaron el valor del esfuerzo y del sacrificio y la importancia que la educación tendría en su vida. “Leía todo lo que caía en mis manos. Mi pasión era aprender. Recuerdo que solía escribir citas literarias porque quería reflexionar sobre la vida. Era una niña diferente. Solía pensar sobre temas de mayores como la existencia, la muerte, la vida, el amor o la amistad. Me gustaba escuchar historias y también imaginarlas. También adoraba bailar. ¡Soñé tantas veces con ser bailarina! ¡Tantas veces! Y es no me gustaban las muñecas, ni la cocinitas ni las cosas de las niñas. A mi me molaban los puzles, los juegos de mesa y sobre todo el trivial, mi gran pasión!.

Inma Gomez presentado su novela

El escritor británico Quentin Crisp solía decir que los jóvenes siempre tuvieron el mismo problema: cómo ser rebeldes y conformarse al mismo tiempo. Y es que Inmaculada siempre fue una rebelde atada a sus circunstancias. Sus padres pensaron en ella y en su futuro profesional y le animaron a estudiar una carrera con futuro. Así fue como Inmaculada se licencio en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Después obtuvo un máster de práctica jurídica en Icade y superó la oposición de Enseñanza Secundaria. Ejerció durante cinco años. En aquella etapa daba clases de ocupación profesional con el INEM que despertaron en ella su vocación por enseñar. “Descubrí mi gran pasión por la enseñanza. Exige una enorme responsabilidad, pero me encanta. Me formo continuamente y preparo mucho mis clases. Mis alumnos reflexionan y eso me encanta. Soy un poco como el doctor John Keating del “Club de los Poetas Muertos”.

Firmando ejemplares

A los 17 años llega a su vida una tormenta narrativa que la coge sin paraguas. Siente que ha llegado el momento de desnudar su alma para que la acaricie el sol de la creatividad. Comienza redactando relatos cortos y poesía. Escribe sobre temas profundos y existenciales buscando enseñar gracias a las palabras bañadas de sensibilidad. “Recojo gran parte de mis poemas en mi libro Yo no quiero ser princesa. Al final todos tenemos las mismas necesidades, carencias, demonios e inseguridades. Y la felicidad es simplemente la capacidad que tenemos para gestionar todas esas cosas. Mi poesía es muy musical y tiene siempre un lenguaje directo y fácil de entender. Si me gustaría agradecer a Tomás Barrios la maravillosa oportunidad que me ha dado para participar en la Noche de Poesía de Salas de los Infantes. Me he sentido realmente amada y ha sido sin duda una de las experiencias más bonitas de mi vida”.

EN-RED-@DA es su primera novela. Habla de la necesidad de María, su protagonista, pro encontrar el amor a cualquier precio haciéndose dependiente de la aprobación masculina. “Creo que en vez de escribir un Louis Vuitton escribí un Zara. Los personajes son muy reales y la trama avanza por caminos complicados y por rincones que se van descubriendo. Las redes sociales son un alma de doble filo. Creo que no son buenas ni malas en si mismas siempre y cuando las usemos guardando un equilibrio. La novela está teniendo mucho éxito y se lo debo en gran parte a Flor Bercianos, una amiga inseparable que conocí en la Asociación de Mujeres Empresarias de Madrid. El azar hizo que le tocara mi libro en una subasta y desde entonces se ha convertido en mi hada madrina. Me ha ayudado muchísimo a promocionar y vender mi libro. Tengo claro que no hubiera llegado hasta aquí de no ser por ella.

Con Flor Bercianos, una de sus mejores amigas
Con Flor Bercianos, una de sus mejores amigas y un gran apoyo a la hora de escribir

La gran actriz estadounidense Bette Davis solía decir que la televisión es maravillosa. Y no sólo porque produce dolor de cabeza, sino porque además en su publicidad encontramos las pastillas que nos aliviarán. Y es que Inma llega a la televisión cuando trabajaba como abogada para un asociación de consumidores. “Fui un día, probé y le gusté a la cámara. Así es como empecé. Después coincidí con Mariló Montero. Solía ir invitada para hablar de temas relacionados con acoso de menores. Yo fui al final quién llamó a las televisiones para promocionar el libro. Y debo reconocer que esa exposición televisiva me ha ayudado mucho para darlo a conocer”.

Al final la vida es como una caja de bombones. No sabes realmente cuál te va a tocar. Por eso Inma cree que lo más inteligente es relativizar. Por eso muchas veces lo mejor es poner un folio en blanco encima de la mesa y escribir lo mejor y lo peor que te puede ocurrir. Y darle prioridad así a las cosas importantes de la vida. Además, esta escritora castellana adora la cultura oriental porque nos ofrece un maravilloso mensaje en torno a la muerte y a su aceptación por formar parte de la vida. Y es que el sufrimiento es parte de nuestras vidas. Y lo vivimos y aceptamos porque también nos enseña lecciones importantes de cómo debemos gestionar nuestras emociones.

Inma Gómez Martín

“El destino es caprichoso y se encarga de que conozcamos a otros en nuestro camino simplemente porque debemos crecer y aprender. Ahora mismo vivo en plenitud porque se que no le debo nada a nadie. Para mí las tres palabras mágicas son por favor, gracias y perdón. Además, soy una persona muy inconformista y siempre filtro mucho a la hora de seleccionar con quién me relaciono. No me gusta nada la gente superficial y adoro a aquellos que se toman en serio las cosas importantes de la vida. Estoy muy segura de que quiero seguir escribiendo, recitando y enseñando. Y es que ese es mi destino. También creo que por desgracia el amor no existe. Es sólo un concepto romántico maravilloso del Siglo XIX.

Si le preguntamos por un libro, el hereje de Miguel Delibes sería uno de sus favoritos. También siente predilección por Keith Follen, Neruda, Benedetii o Alessandro Barico. El cine no es su pasión, pero le encantan las películas históricas como Bravehearth o Bailando con Lobos. Su comida favorita es la tortilla de patata y el jamón de bellota, pero podría sobrevivir si todos los alimentos estuvieran en una pastilla. Y al preguntarle por un color, no duda. Es el azul, pero no cualquier tipo de azul, sino el azul más suave. “El mar y el cielo son azules. Y a mí es un color que me transmite inmensidad, grandeza, profundidad y sobre todo paz.

Al final la vida son sorbitos de felicidad. Para Inma, la soledad y sus hijas son sus grandes compañeras de viaje. Ella sólo quiere que nada cambie. Seguir escribiendo, recitando, enseñando, viviendo y disfrutando de lo realmente auténtico. Porque tal vez todo consista en cometer el peor de los pecados, querer ser feliz (Santa Teresa de Jesús)


Publicidad de Morcillas Adolfo

Nuestra morcilla de Harina es única en el mundo

Publicidad de Morcillas Adolfo
Rodrigo Martínez Rica, responsable de producción de la empresa Morcillas Artesanales Adolfo

Somos dos hermanos. Nos llamamos Rodrigo y Germán Martínez y somos naturales de Salas de los Infantes. Actualmente regentamos la empresa "Morcillas Artesanales Adolfo". Elaboramos siguiendo la tradición morcillas de arroz y de harina. Y además lo hacemos de manera absolutamente artesanal. Y cuando digo esto es que realmente es así. Todos los pasos que hay que dar en la elaboración se hacen a mano. Empezando por el picado de la manteca, el picado de la cebolla, la mezcla de todos los ingredientes y el embutido del producto. Por eso la calidad de nuestros productos es máxima. Y es así porque para nosotros la calidad es lo primero. Estamos hablando del producto alimenticio burgalés más conocido más internacionalmente. Recogemos además un producto de tradición familiar.  Y es que la receta en la elaboración de nuestros productos viene de nuestra bisabuela Engracia. Por eso, hablamos de la cuarta generación que elabora y vende estos productos tan cotizados. Además nuestra morcilla de Harina es única en el mundo. Nadie ha conservado su elaboración y ahora mismo ya no queda nadie que la elaboreol y además lo haga de forma artesanal. Nos consideramos los adalides del producto y es que la morcilla de Burgos necesita protección. Es un producto único que debe de realizarse cuidando al máximo su calidad. Estamos orgullosos del último reportaje de TuVozEnPinares en el que aparecemos junto a otros tres grandes emprendedores de la Demanda.


Frutopia en Salas con Mayte Rica a la cabeza

Un paso atrás para tomar impulso de nuevo

La que fue nuestra tienda en Salas de los Infantes
La que fue nuestra tienda en Salas de los Infantes

Yo tenía sólo un año de edad cuando mis padres decidieron en 1979 montar una tienda en Salas de los Infantes. Mis abuelos paternos siempre se dedicaron a la ganadería. Compraban y vendían ovino, porcino y vacuno. En aquellos años de la posguerra el sector tenía una enorme fuerza, sobretodo en el mundo rural. Por eso mis padres pensaron que era un buen momento para ofrecer ese producto en una tienda en condiciones. Mi abuela y mi tía Patro lo habían hecho antes. Cogiendo sus bicis en cualquier estación y subiendo a los pueblos a vender sus productos. Salas en aquel momento gozaba de una enorme vitalidad.

Nuestro producto estrella son las morcillas de Arroz y de Harina hechas de forma artesanal

Se vivía muy bien y todos los pueblos de alrededor tenían una gran vida. Por eso, durante muchos años, este y otros negocios fueron realmente rentables. Sin embargo, desde hace ya mucho tiempo el mundo rural se está apagando. Ahora lo llaman la España Vaciada. Y es que durante los últimos sesenta años las zonas rurales en España han perdido gran parte de su población. Y este factor ha influido también en las pequeñas y medianas empresas familiares. Muchas han desaparecido y otras han visto mermado su potencial.

Pelayo, una empresa de enorme relevancia, es uno de nuestros distribuidores
Pelayo es actualmente uno de nuestros distribuidores más conocidos tanto en Salas como en Burgos

Mis padres se han jubilado. Y os puedo asegurar que muy merecidamente. Y con su jubilación llegaron las dudas sobre si continuar o no con la empresa y el local familiar. Han sido tres años de reflexión y de sufrimiento para decidir si seguíamos o no con la empresa. Tres años muy difíciles porque mis hermanos y yo no hemos conocido otra cosa. Al final hemos optado por una opción intermedia. Hemos tenido que vender nuestra tienda, la de toda la la vida. Un local que mis padres habían cuidado con mimo y con esmero desde que la abrieron en 1979. Y es que hay veces que para avanzar hay que tomar decisiones dolorosas y arriesgadas. Esta ha sido una de ellas. Sin embargo, este cuento tendrá un final feliz. Queremos continuar con la tradición y por eso lo que hemos hecho es salvar nuestros productos.

Frutopia en Salas con Mayte Rica a la cabeza
Frutopia en Salas con Mayte y Carmen a la cabeza es nuestra tienda oficial en Salas de los Infantes

Nosotros hacíamos bien muchas cosas, pero una la bordábamos. Y es que somos de los pocos productores nacionales que hacen morcillas de Burgos de arroz y de harina de manera artesanal. Eso lo hacemos muy bien. Cuidamos el producto. Lo mimamos. Porque pensamos que la morcilla de Burgos debe de tener un reconocimiento especial. Porque es un producto especial. Y es que es probablemente el producto más conocido a nivel internacional de la cocina burgalesa y castellana. Así, dejamos atrás el sufrimiento y las lágrimas para emprender esta nueva aventura. Un nuevo camino que sigue en parte el que emprendieron mis padres y sus padres hace ya muchos muchos años. Nuestro producto pervivirá. Y es que otras tiendas y empresas querrán venderlo. Los primeros pasos los estamos dando en Salas de los Infantes, nuestra tierra. Y de momento van muy muy bien. Amigos, como decía Babe Ruth, no se puede derrotar a quién no se rinde.


Cristina con sus perros

Os animo a ser felices viviendo en los pueblos

Cristina alonso junto a dos de sus mascotas mas amadas

La felicidad es como el vuelo de una mariposa de colores en primavera. Es algo tan bello que hasta los dioses sonríen y se relajan dejándonos algunos instantes de libertad. Y ella sonríe también. Al amor, a la amistad, a sus recuerdos y lo que más quiere en el mundo, su pueblo. Y es que Moncalvillo es su patria chica, su dulce más preciado y el baúl de sus tesoros más amados. Cristina alonso abrió los ojos por primera vez en Igualada en 1987. Nació en el seno de una familia humilde pero muy unida por la sangre y su historia. Mi padre era pastor en Moncalvillo. Mis abuelos además labraban la tierra y recogían la miel. Iban a Barbadillo cantando para vender sus productos. Y así vine yo al mundo, entre canciones, leyendas, folclore y tradiciones. Moncalvillo siempre fue mi patria. Ese castillo donde me resguardaba los días de tormenta.

El pastor con sus ovejas

Decía el gran cineasta Ingmar Bergman que envejecer es cómo escalar una gran montaña. Mientras se suben las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre y la vista más amplia y serena. Por eso Cristina vivía pegada a la falda de los mayores, envuelta en sus sonrisas, sus miradas y sus recuerdos. Así pasé mi infancia. Con ellos, con los sabios. Pintando en fotografías, en papel y en las paredes. Siempre creando esculturas en piedra y en madera. Después, en mi adolescencia, el rock llegó a mi vida. Fue un chuté de adolescencia, junto con el baile y la lectura. Me gusta escribir, pero me guardo esas palabras para mis días de tormenta.

Cristina junto con Alex su pareja

Álex, su pareja, llegó a su vida hace diez años como una brisa primaveral. Juntos llegaron a Albió, un pueblecito maravilloso de tan sólo quince habitantes situado en Tarragona. Teníamos mucha ilusión y muy poco dinero. Nos olvidamos de la televisión y pusimos un huerto y un corralillo de gallinas. La casa era sencilla y tenía sus cicatrices y sus miedos, pero no nos importó. Allí dimos rienda suelta a nuestras pasiones. Yo pintaba acuarelas y grandes óleos y Álex vestía murales usando el spray. Abrimos el Drac Magic y comenzamos a vender artesanía en Santa Coloma de Queral, el pueblo de Álex. Aprendimos de otros artesanos. Y así llegaron los primeros encargos. Hoy nuestro universo gira en torno a la pintura artística, la restauración, el interiorismo y el diseño gráfico. No cambiaría el pueblo por nada del mundo. Vivimos tranquilos, en armonía y en contacto con la naturaleza.

Una de las casonas típicas en Moncalvillo

Cristina conoce y disfruta mucho de internet y de las posibilidades de las redes sociales. Son su “ventanita al mundo” desde su pequeño pueblo catalán. La página de Moncalvillo en Facebook nace como un proyecto junto a mi primo Aitor al final del bachillerato. Presentamos fotos de lugares emblemáticos, de vecinos ilustres y de juegos antiguos. Luego vinieron los vídeos con lugares de interés y fiestas. Sergio, un compi del pueblo me ayuda a tenerla editada y actualizada. Es mi pequeña contribución a mi patria chica.

Valle en el que viven

Y es que es el amor la brújula que guía el rumbo de los valientes. Cristina sabe que no se puede derrotar a quien no se rinde. Por eso, desinteresadamente estuvo en los inicios de la asociación Repuebla. Nació algo muy bonito con ayuda de todos. Repuebla es la primera piedra que todos pusimos juntos para luchar por nuestros pueblos. Junto con mi pareja cree el logotipo de la asociación, a la que estoy y estaré muy ligada. Y es que creo con todo mi corazón que el modelo de vida rural es el único que mantendría el equilibrio con la naturaleza. Internet es el arma. Es nuestro arma. Y proyectos hay tantos como sueños. Por eso debemos creer en nuestros sueños y en los sueños de quienes quieren cambiar de vida y de sistema. Los pueblos no son sólo nuestro refugio, los pueblos son también el el hogar de nuestros sueños. Por eso debemos luchar y también soñar.

 

 

 

 

 

 


Miembros de Sad Hill con Claudia Cardinale

Soria y Burgos, tesoros para producciones de cine

Elisabetta Simi, Silvana, Melelli, Giudita y Alabiso con miembros de la Asociación Sad Hill en San Pedro de Arlanza
Elisabetta Simi, Silvana, Melelli, Giudita y Alabiso con miembros de la Asociación Sad Hill en San Pedro de Arlanza. Fotografía de Aquilino Molinero. 

Y si les dijera que el gran Clint Eastwood sufrió perdió jugando al billar en Covarrubias ante el gran “Pachuca”. O que el galán Espartaco Santoni tuvo un romance apasionado con la bellísima Tere Velázquez cerca de la histórica localidad de Carazo. O tal vez pueda interesarles el todavía recordado escote de Claudia Cardinale bajando del tren en la vía Santander Mediterráneo en la estación de Salas de los Infantes tras regresar de Cabezón de la Sierra. ¿No me creen verdad? ¿Clint Eastwood, Claudia Cardinale o Santoni en tierras burgalesas? Pues sí, así fue. Y es que la comarca de Pinares de Burgos y de Soria y la comarca del Arlanza fueron durante los años sesenta, setenta y ochenta algunas de las localizaciones de cine más importantes a nivel internacional.

Oliveira entrevistando a Joseba del Valle en Pinilla de los Barruecos. Al fondo, el Valle dle Mirandilla donde se rodó el Bueno, el Feo y el Malo
Oliveira entrevistando a Joseba del Valle en Pinilla de los Barruecos. Al fondo, el Valle del Mirandilla donde se rodó el Bueno, el Feo y el Malo. Fotografía de Oscar Valladollid. 

En aquella época era bastante económico rodar en España. Además, esas zonas de Burgos y de Soria eran localizaciones que se asemejaban enormemente a los parajes que intentaban emular como Nuevo México o la estepa rusa, por ejemplo. Los directores podían filmar cualquier película en ese gran escenario natural que posee la comarca. Eso hacía que esas zonas fueran sumamente apreciadas para rodar largometrajes, comentó Joseba del Valle, miembro de la Asociación Cultural Sad Hill.

El primer rodaje de cierta importancia fue “Cabalgando hacia la muerte”, película que dirigió Luis Romero Marchent en 1962. Estamos ante uno de los primeros Spaghetti Western rodados en España. Muchas de sus escenas se grabaron en las sorprendentes rocas de Castroviejo, en la sierra de Urbión.

Cabalgando hacia la muerte
Escena de Cabalgando hacia la muerte, rodado en el paraje de Castroviejo Foto: Joseba del Valle. 

Tan sólo un año después, Javier Setó dirigió el “Valle de las Espadas”. Espartaco Santoni encarnaría la figura del gran Conde Castellano Fernán González y Tere Velázquez el de la infanta Sancha de Navarra. Se rodó en el Valle de Mirandilla en Burgos, monasterio de San Pedro de Arlanza y en la preciosa y medieval Covarrubias. Al parecer, Santoni y Tere Velázquez tuvieron un romance que dio mucho que hablar en la época. Tuvieron un affaire que se convirtió en una noticia muy sonada en su momento.

Carátula del Valle de las Espadas

Lo que muchos no saben es que Frankie Avalon, uno de los grandes de la música en Estados Unidos, fue el trovador que aparece en una de las escenas de la película. Canta en español con acento inglés americano. ¡Te puedes imaginar! Y también es importante decir se necesitaron cientos de extras para las escenas bélicas, extras que llegaron de todos los pueblos de la comarca. Se les pagó muy bien para la época. Es seguramente el rodaje que más se recuerda en toda la zona del Arlanza, explicó Joseba.

FOTO DE UNA ESCENA DE CAMPANADAS A MEDIA NOCHE
Una de las escenas de Campanadas a media noche

Tan sólo dos años después, en 1965, Orson Wells rodó en Soria “Campanadas a medianoche”. Estamos ante un filme de culto y una de las grandes películas del siglo XX. Contó con un reparto de excepción compuesto por Keith Baxter, Jhon Gielgud y Jeanne Moreau. Ese mismo año, David Lean dirigió magistralmente Doctor Zhivago con actores de la talla de Omar Sharif, Julie Christie o Geraldine Chaplin. Se filmó en Abejar, Duruelo de la Sierra, Covaleda y San Leonardo de Yagüe. Cerca de esta última localidad quedan intactos 200 metros del rail del tren Santander-Mediterráneo junto a un cartel interpretativo en honor a otro de los grandes largometrajes del siglo XX.

Doctor Zhivago en San Leonardo de Yagüe
Foto tomada en San Leonardo de Yagüe. Ahí se rodó una de las tomas de Doctor Zhivago. Fotografía de Carlos Izquierdo. 

El rodaje fue muy complicado. Aquel invierno fue el más cálido de los últimos 50 años. Tuvieron que recurrir a toneladas de sal, polvo de mármol, plástico blanco y cera derretida rociada con hielo para que los pueblos sorianos de Candilichera, Gómara o Villaseca parecieran la fría y dura Siberia. Muchos sorianos de la época relataron que era un honor tener a Omar Sharif paseando por sus calles con su hijo Tarek o a Klaus Kinski, Alec Guiness y Rod Steiger sentados en los bares de toda la vida degustando la variedad de vinos de la tierra. El único que no se relacionó demasiado con los sorianos fue el propio Lean, famoso por su orgullo y su carácter altivo.

Miembros de ASPANIAS en el cementerio de Sad Hill
Miembros de Aspanias en el Cementerio de Sad Hill. Fotografía de Montserrat Moneo. 

En 1966 se produciría en el Valle de Mirandilla en Burgos, el duelo más conocido del Spaghetti Western de todos los tiempos. Y es que Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Eli Walach se retaron a muerte en el cementerio de Sad Hill, una localización de cine situada entre los pueblos de Carazo, Santo Domingo de Silos y Contreras. Actualmente, el cementerio se ha reconstruido y puede visitarse gracias al trabajo desinteresado de la Asociación Cultural Sad Hill. También se puede conocer todo el proceso gracias al Documental “Desenterrando Sad Hill”. Estamos ante una de las mejores películas de la historia. Su escena final sirve de ejemplo en las mejores escuelas de cine de todo el mundo. Pone además de manifiesto el potencial que pueden tener las localizaciones de cine para atraer turismo y para desarrollar la economía de toda una comarca, subrayó David Alba, miembro de la asociación.

UNA DE LAS IMÁGENES DE LAS PETROLERAS

Pocos años después, en 1971 Brigitte Bardot y Claudia Cardinale, las dos bellezas de la época cabalgarían de nuevo hacia Burgos para filmar “Las Petroleras”. Fue una superproducción francesa arriesgada y personal de Christian-Jaque que se rodó entre Cabezón de la Sierra y Rabanera del Pinar. Muchas de las escenas tuvieron como protagonista la vía del tren Santander Mediterráneo. Claudia era muy afable. Muy cercana. Brigitte, todo lo contrario. Todavía muchos recuerdan el ajustadísimo escote de la italiana en el filme. Eran otros tiempos, matizó Diego Montero de la asociación Sad Hill. Ese mismo año,

El hombre de una tierra salvaje

Richard Harris y John Huston protagonizaron “El hombre de una tierra salvaje”, un western de aventuras. Covaleda, Vinuesa y el Pantano de la Cuerda del Pozo en Soria fueron los fantásticos escenarios elegidos. Y es que algunos de ellos se parecían a las Montañas Rocosas de Estados Unidos. Curioso fue además el regreso de Richard Harris a Soria en 1983 para rodar “El triunfo de un hombre llamado Caballo”. La enigmática ermita templaria de San Bartolomé en el Cañón del Río Lobos fue testigo en 1973 de las aventuras de “Los tres mosqueteros”. La dirigió Richard Lester con actores tan significativos como Richard Chamberlain, Michel York y Raquel Welch.

EL NOMBRE DE LA ROSA

Pocos saben por ejemplo que Umberto Eco inspiró su personaje "Jorge de Burgos" en el monasterio benedictino de Santo Domingo de Silos para escribir en 1980 su mejor novela, el nombre de la Rosa. Umberto Eco tuvo incluso la oportunidad de tocar con sus manos alguno de los códices que menciona en su citada novela durante su última estancia en la localidad Silense. La historia llegaría al cine en 1986 de la mano de Jean-Jaques Annaud y la protagonizarían Sean Connery y Christian Slater, aclaró Joseba del Valle. El Milagro de P.Tinto, una comedia de culto de Javier Fesser, llegó a las carteleras en 1998. Gran parte de la divertida cinta se grabó en la vieja estación de Ferrocarril de la Revilla en Burgos. Contó con actores de la talla de Luis Ciges, Silvia Casanova, Pablo Pinedo y Pepe Viyuela. Covaleda, la Laguna negra, Urbión y Castroviejo sirvieron de nuevo de escenarios naturales para rodar “El rey de la montaña” en 2007. Un thriller de supervivencia que contó con Leonardo Sbaraglia, María Valverde y Thomas Riordan.

JUEGO DE TRONOS

Según la Agencia de Investigación TCI Research más de ochenta millones de turistas internacionales visitaron localizaciones de películas, series o anuncios publicitarios en 2017. España es un país competitivo en su entorno. Cuenta con un incentivo fiscal del 20% para los rodajes cinematográficos, televisivos y publicitarios.  Ha sido y es una lucha intensa de la Spain Film Commission (SFC). Es la asociación que lucha en España por atraer rodajes y cuenta con 32 Film Commission en todo el país. Ofrecen servicios gratuitos a productores audiovisuales que desean rodar películas, series, contenidos televisivos, spots publicitarios o reportajes fotográficos para que los profesionales y empresas audiovisuales optimicen sus recursos humanos, técnicos, materiales y económicos. Desde la asociación estamos trabajando en diferente ángulos, uno de ellos el poder tener una film commission aquí en la zona. Vamos despacio, con prudencia, pero siempre hacia adelante. Nuestro gran objetivo es la preservación del cementerio de Sad Hill con la oportuna declaración del BIC. Consideramos que el futuro de Sad Hill, es en parte el del futuro cinematográfico de la comarca.

Miembros de Sad Hill con Claudia Cardinale
Miembros de AC Sad Hill junto a Claudia Cardinale. Fotografía de Guillermo de Oliveira. 

Impacto en el Territorio

Rodar una producción cinematográfica en un territorio tiene efectos en la economía y en la sociedad donde se realizan las producciones durante y después del rodaje. Se estima que más del 30% del presupuesto global de una producción se ejecuta en las localizaciones elegidas, ya sea a través de gastos directos, indirectos e inducidos. Además, es destacable el crecimiento exponencial del turismo cinematográfico imposible de ignorar por la industria turística, la que ya ha empezado a comercializar paquetes para conocer las localizaciones más famosas, como las rutas de cine en diversos territorios.

Escena de Doctor Zhivago en Pinar Grande
Escena de Doctor Zhivago rodada en la zona de Pinares de Burgos y de Soria. Fotografía de Montserrat Moneo. 

Y es que los rodajes tienen un impacto directo en la imagen y la reputación de un destino turístico. Hoy en día la experiencia de los internautas en las redes sociales representa un papel determinante en el posicionamiento de destinos en la oferta turística global. El caso más significativo es el de Juego de Tronos que cuenta con 22 millones de followers en Facebook, 7 millones en Twitter y 5,8 millones en Instagram con un alcance de 199 países en todo el mundo. Queremos que la comarca se convierta de nuevo en un plató de cine a nivel internacional. Tenemos la fortuna de poseer una gran variedad de parajes naturales, muy cercanos entre sí, los cuales por suerte y el buen hacer de las gentes de la comarca, no se han visto influenciados por la mano del hombre. Poseemos la joya de la corona, el cementerio de Sad Hill, de reconocimiento internacional, el cual está siendo por sí mismo capaz de generar una sinergia cuasi mágica a nivel mundial, atrayendo numerosas y atractivas propuestas. Trabajando juntos, como comarca, y confiando en el elevado potencial que se posee, podremos recuperar nuevamente lo que fuimos en épocas pasadas, concluyó Joseba del Valle Barrio.