Echanove de perfil

El Cid se enamoraría de Soria a primera vista

Juan Echanove en la obra teatral La fiesta del Chivo. Fotografía de Sergio Parra.

La sonrisa de un niño es eterna. Como lo es la vida abrazada a la muerte. Su mirada es ingenua y poderosa. Tanto que puede cambiar el corazón más frío y resistente. Badiale ya advirtió que cada niño debería llevar un cartel que dijera “Tratar con cuidado, contiene sueños”.Juan Echanove Lavanda tuvo su primer papel protagonista al nacer un 1 de abril de 1961. Su padre, ingeniero, se partía los cuernos para que a los suyos no les faltase da nada. Su madre, ama de casa, fue siempre para Echanove la sonrisa amable y la caricia eterna y un refugio seguro frente a las tormentas de la vida. Juan estudió en Hermanos Menesianos. Fue un niño risueño, travieso y feliz a pesar de la soledad en la que vivió sus primeros años. “No tenía amigos. Mi padre siempre estaba detrás de mí para que saliera de casa a jugar. Y es que me pasaba horas y horas delante del televisor.

Hasta que un día descubrí el teatro en el colegio. Y me enamoré a primera vista”. Sus primeras obras de teatro fueron “Una tal Dulcinea” de Alfonso Paso y los “Ladrones somos gente honrada” de Enrique Jardiel Poncela. Juan además es del Atleti desde los seis años. Su padrino le llevó a ver un partido entre el Atlético de Madrid y el Betis. Ese fue seguramente, el segundo amor de su vida. Echanove llegó a matricularse en Derecho en la Complutense. Pero ya se sabe, en el amor, tres son multitud. Y es que ya había creado junto a varios amigos una compañía de Teatro en San Lorenzo del Escorial. Poco después comenzaría a asistir a la Escuela de Arte Dramático de Madrid. Sin darse cuenta, había nacido uno de los mejores actores españoles de todos los tiempos.Aquel que olvida de dónde viene jamás será capaz de saber a dónde va. Aquel que no deja sus huellas en el fango no sabrá jamás lo que es andar. Caminando sin miedo y a veces sin rumbo para llegar al mismo lugar donde todo comenzó.

Echanove disfrutando junto a otros hosteleros en Soria. Fotografía de el Mirón de Soria.

La inconquistable Soria, belleza entre las bellezas, es para Echanove refugio y calor en los inviernos de la vida. Soria es la ciudad de la eterna poesía de Machado, Becker y Gerardo Diego. Ciudad envuelta en historia y leyenda. Tan bella y poderosa como inalcanzable. “Soria es Valonsadero. Soria son sus maravillosas fiestas de San Juan. También sus navidades, en familia, resguardados del frío al abrigo de la sangre y el fuego. Soria fue mi refugio siendo muy pequeño. Mi lugar en el mundo cuando mis hermanos se contagiaron de hepatitis. Mis abuelos cuidaron de mí. Aurelio Lavanda… mi abuelo. Fue el jefe del Servicio del Trigo y presidente de la Diputación provincial. ¿Cómo no voy a amar como amo a mi tierra soriana? Allí todavía viven mis primos Aurelio, Beatriz y Carlos. Soy de Soria por mi madre, que sigue unida a la vida y a la cultura a sus 87 años. Es una mujer soriana, resistente. Habla cuando tiene que hablar. Soria para mí es cómo el mejor verso para el poeta, algo sagrado. Por eso mi alma sonríe cuando llego y llora a la hora de partir”. Tal es su amor y dedicación a Soria, a la provincia y sus pueblos que el 8 de mayo de 2014 Juan Echanove recogió el premio Monreal concedido por la Asociación Profesionales de la Información de Soria (APIS). Un merecido reconocimiento a su dilatada trayectoria y a su esfuerzo por dar a conocer todas las realidades de Soria.

La fiesta del Chivo
Otra de las escenas de la Fiesta del Chivo. Fotografía de Sergio Parra.

Soria y el rodaje del Cid.

Y es precisamente Soria, junto con Burgos y Aragón, los lugares donde se ha rodado la gran serie original de “El Cid” para Amazon prime Video. Serie en la que Jaime Lorente (La casa de papel, Élite) se mete en la piel de Rodrigo Díaz de Vivar, uno de los personajes históricos más fascinantes de la historia de España. Una serie muy ambiciosa con 4.000 metros cuadrados de decorados, un equipo de más de 200 personas y 11000 figurantes. En el reparto está Juan Echanove que devuelve a la vida en la pantalla al obispo de León. Un Echanove al que acompañan, entre otros José Luis García Pérez como el Rey Fernando I el Grande o Elia Galera dando vida a la Reina Sancha la Bella. “Pese a lo que pueda parecer, es un periodo de la historia bastante desconocido. Un tiempo de guerras entre amigos y hermanos. Es una serie muy en la línea de Juego de Tronos. El rodaje en Soria va a ayudar a dar a conocer un poquito más esta provincia. Un lugar único para rodajes de cine por sus paisajes, sus pueblos, su historia, sus castillos y su belleza. El alcalde Carlos Martínez y su concejal de Turismo han hecho un gran trabajo, esa es la verdad”.

Amor por la gastronomía

No soporto a la gente que no se toma en serio la comida decía el gran escritor Oscar Wilde. Y es que Echanove se toma muy en serio la buena cocina. Tanto que a veces retrocede en el tiempo para viajar a Bilbao cuando sólo tenia siete años.“Mi abuela paterna, que era del mismo Bilbao, solía traer siempre el mismo vino, Viña Ardanza. Y a mi me dejaban dar algún sorbito que otro. Mi madre se horrorizaba al ver aquello, pero mi padre al final siempre dejaba que la abuela me lo diera a probar. Creo que aquello ha marcado mi vida. Me he recorrido casi 30 veces España yendo de gira y conociendo así nuestra gastronomía y nuestros mejores vinos”.

Premios Monreal en 2014 en Soria
Los periodistas soriano le entregan a Echanove en 2014 el Premio Monreal. Fotografía FAPE.

El baluarte y la lobita

En la memoria televisiva de nuestra nación está “Un país para comérselo” que Juan presentó junto a Imanol Arias. Un recorrido redescubriendo los mejores platos de la mano de los mejores anfitriones en toda España. “La gastronomía es la única rama humanista y hedonista que explica la manera de vivir. Es de las pocas cosas en el mundo con la que todos están de acuerdo. Una bandera de paz en tiempos de guerra. Soria además hace culto a sus bares. Tenemos hasta caña propia, la soriana de 33 centilitros. Y luego está la trufa, un diamante en bruto. Y su cocina tradicional con el lechazo, las patatas, la repostería de hojaldre, la mantequilla y el embutido. Y esos dos grandes de su cocina como son Oscar García Marina en el “Baluarte” o Elena Lucas con su “Lobita en Navaleno. Tengo pendiente una visita con dos compis de rodaje del Cid.

 El objetivo siempre es ser un buen actor

Juan ama los libros. Son el aire que respira. Está conectado a Internet y a las nuevas tecnologías. No puede prescindir del teatro, la familia y el sentido del humor. Tiene un hijo con su mismo nombre que nació en 1997. No elige entre el teatro, el cine o la televisión. Y es que para él, lo importante es ser un buen actor.  Cree en las casualidades pero no en el destino. La lotería podría ser una ley de vida, pero al final la suerte hay que salir a buscarla. No cree en Dios, pero lo respeta y respeta a la gente que si lo hace. El defiende siempre una teoría antropocentrista. Y así es feliz. Y llena además su vida con la música, la poesía, la literatura y también la amistad.

Echanove de perfil

Le duele España

A Juan le duele España. Y le duele la corrupción. Problema enraizado junto al paro. Cree de forma honesta que con el arte se puede transformar la sociedad. Y lo puede hacer observándola y mostrándola en un escenario. Tiene dos grandes miedos. A enfermar y a ir a la cárcel. La muerte le produce un vértigo complicado de controlar. Le queda todo por hacer. Y por eso todos los días se levanta estudiando y leyendo para seguir alcanzando al actor que quiere ser. No vive obsesionado con el pasado, pero si pendiente del futuro. Y es que todavía le queda mucho trabajo por delante. La belleza en su diccionario es luz. Y es que la palabra cuando se eleva a un grado de belleza consigue ser poesía. “Y el amor vendría a ser un bien de primera necesidad y muy escaso. Si se encuentra hay que cuidarlo”. “Cuchita” es ahora mismo el amor de su vida. La persona que está siempre ahí cuando hay que reir y también cuando hay que llorar. “Es encantadora, amable, cercana y maravillosa. Es realmente sencillo ser feliz a su lado”.

Despedida de su padre

Echanove recuerda como uno de los momentos más tristes y únicos de su vida la conversación que tuvo con su padre cuando este murió.   “Fueron mas o menos dos horas. Vi que estaba despeinado y él siempre aparecia arreglado, peinado y muy elegante.  Fui al bañó, cogí un peine y lo peiné. Después, lo acomodé con mimo y con mucho cuidado y cariño y comence a contarle emocionado lo importante que había sido en mi vida. Solo podía llorar mientras no dejaba de repetir una palabra, gracias. Gracias por todo Papa.”.

En septiembre Juan Echanove quiere regresar de nuevo a los escenarios con la obra teatral “La Fiesta del Chivo”. Narra los últimos y trágicos días del dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana. Es una obra dirigida por Carlos Saura, que adapta la novela de Mario Vargas Llosa y que está interpretada en sus caracteres principales por Juan Echanove, Lucía Quintana y Gabriel Garbisu. La obra se estrenó el pasado 22 de noviembre en el Teatro Infanta Isabel y tuvo un enorme éxito de público y de crítica. Juan Echanove volverá de nuevo a las tablas en el mes de septiembre. Y volverá a demostrar una vez porque está considerado como uno de los mejores actores españoles.

Puedes leer este artículo en Tuvozenpinares. 

 


Eric en la Feria Cidiana de Burgos

En Salas de los Infantes soy Feliz

https://emprendedorerasmus.com/quien-soy/entradas/

IMAGEN DE UN PUEBLO

Nietos y abuelos están unidos por un amor inquebrantable. Y es que los nietos son muchas veces una nueva oportunidad en la vida para volver a ser padres. Corrigiendo así errores pasados provocados por la juventud, la locura y la falta de tiempo. Oscar Wilde ya lo advertía: el mejor medio para hacer buenos a los niños es hacerlos felices. Y de eso saben mucho los abuelos. Acostumbrados a reír cuando se sienten tristes. A levantarse a pesar de los años, de los huesos, del dolor y del miedo. Acostumbrados a la incertidumbre de la vida y de la propia llegada de la muerte. Habituados, eso sí, a vivir por aquello que más quieren, su familia y su sangre. Eric nació un 27 de agosto de 1971 en una aldeíta cubana llamada Molinet, en la carismática y bella provincia de TunasSe crio en los brazos, en el cariño y en la sabiduría de sus abuelos Orlando y Miguelina que ayudaron a su madre Rafaela en su educación. Fue un niño feliz y travieso al que le gustaba corretear por la finca como un salvaje, descubriendo la belleza de la naturaleza. Y es que, a los ojos de un niño, la naturaleza es el mismo Dios. Un Dios que te sonríe aunque ni siquiera creas en él. “Mi abuelo era un hombre serio, recio y de carácter. Creía en la revolución tanto como el mismo Fidel. Pero también se preocupó de mí y jamás permitió que me faltara de nada. La abuela era puro amor. Me achuchaba y me hacía sentir seguro y feliz. Si, puedo decir que fui un niño muy feliz. Un niño que recibió una educación maravillosa en una escuela humilde y pequeñita”.

de niño en su Cuba natalA los diecisiete, en plena adolescencia, Eric decidió dejar de estudiar. Su madre aceptó su decisión. Eso sí, tendría que trabajar. Comenzó curtiendo y embarrando las manos para hacer mosaicos antiguos para una unidad militar. Después pasó a ser el mozo y chico de los recados de un almacén. Trabajar era exigente y muy sacrificado. Tal vez por eso Eric sintió de nuevo la necesidad de estudiar y se matriculó en Derecho en una facultad Obrero-campesina. El 1 de enero de 1959 Cuba reescribió con sangre su historia. Las fuerzas del ejército rebelde encabezas por Fidel Castro y por el “Che´” Guevara ingresan victoriosas en Santiago. El dictador Fulgencio Batista huye a Estados Unidos dando inició así a la que posiblemente es la única revolución triunfante en la historia de América Latina. “Yo nací once años después. En aquel momento Cuba estaba en la órbita de los países socialistas. Producía una gran cantidad de caña de azúcar que además estaba a un gran precio. En casa vivíamos bien. Sin embargo, en 1991 con la caída del muro de Berlín todo cambió de forma radical. Llegó el hambre, la tristeza, la incertidumbre y las cartillas de racionamiento. El cielo de Cuba se nubló presagiando la peor de las tormentas”. En la vida hay días en que la historia nos sonríe y nos abre puertas antes cerradas. Aquel desapacible 10 de enero de 2001 la vida de Eric cambió por completo. Su madre vivía en la encantadora localidad soriana de Ágreda. Y allí era muy feliz. Eric vuela a Austria y tiene que hacer noche en Madrid. “Escuche una voz dulce y aterciopelada que me decía que debía quedarme en España. Nevaba copiosamente. Yo tenía tan sólo un visado por tres meses. No lo pensé. Me planté en Ágreda y allí Camilo, la pareja de mi madre, me acogió con los brazos abiertos y con una fantástica sonrisa. Ha sido y es un padre para mí”.

Eric se adaptó muy bien al frío clima soriano y al calor del corazón de sus gentes. Comenzó ayudando a los más ancianos en sus quehaceres cotidianos. Les ayudaba a levantarse o con las compras o paseaba con ellos para ir a tomar el café al bar. Allí era “el cubano”, un apelativo cariñoso por el que reconocían su amor y su ternura por los demás. “Parecían gente impenetrable en sus sentimientos al principio.  Pero después fueron maravillosos conmigo. Como lo fue Camilo, la pareja de mi madre. Me ayudó muchísimo en mi adaptación al pueblo y me sigue ayudando. Ha sido y es realmente un padre para mí”. Eric gestión con éxito una empresa importante de montaje de equipamientos comerciales. Gestionó además un gran equipo humano en una época muy bonita de su vida. Sin embargo, el destino caprichoso cambió de dirección y tuvo que volver a comenzar. “Lo importante es volver a caminar. Mi ex se dedicaba a la venta y yo solía acompañarla a Ibiza y Oropesa de Toledo. Así que agarré una furgoneta y comencé a vender chuches de mil colores y sabores. Son buenísimos y supernaturales. Están hechos con pulpa de frutas y pectina y se derriten en la boca. Se venden muy bien y a mí es un trabajo que me encanta, esa es la verdad”. Eric es un gran vendedor. Usa su voz tierna, joven, pausada y melodiosa. Además, su mirada es intensa y honesta. Le gusta vender y le apasiona tratar con la gente. País Vasco es su territorio talismán. Chinchón es también un lugar donde vender y disfrutar. “Y Gamonal por supuesto. Y si me tengo que quedar con una feria, esa es la Cidiana de BurgosMe encanta. Ese siempre es un día especial”. Eric llegó a Salas de los Infantes para vender y disfrutara de su feria medieval. Fue amor a primera vista. Por eso, hace ahora ocho meses cogió sus bártulos y a su familia y se vino a vivir a uno de los pueblos más bonitos de Burgos. “Loli Rica nos ofreció su chalet en alquiler y no pude decirle que no. Vivo feliz junto a Lucía, mi pareja y los maravillosos hijos de ésta, Dylan y Darek. Con ellos vive también Martín, su suegro y un gran amigo y apoyo para la familia. Eric tiene además dos hijos: Saray y Eric. “Mi niña es todo valor y honestidad y el chaval alegría pura. Son también mi gran pilar en la vida”.

Eric ama los pueblos y la vida rural. El “Cubano” disfruta a través de la lectura y de los viajes de la gran historia que atesora Castilla. Viajaría en el tiempo hasta la época de los templarios para convertirse en un guerrero medieval. Por eso vive el presente buscando respuestas a su vida en los lugares más bonitos y con más historia del antiguo Reyno de Castilla. Adora los cafés sabrosos que se toma con pausa. Esos que llevan a conversaciones con extraños que terminan por se amigos. Le gusta la gente de los pueblos, la gente de verdad. Gente humilde, inteligente y honesta de la trata de aprender cosas nuevas todos los días. Eric es además un manitas. Si algo se rompe el tiene que saber cómo repararlo y dejarlo todavía mejor. Adora a la madre tierra. Y adora todo lo que nos da todos los días. Una lección que aprendió siendo un niño feliz que correteaba sin temor a lo salvaje. En su juventud llegó a ser un gran luchador de Taekwondo. Todavía hoy sigue pegándole al saco a pesar de la flexibilidad perdida por el paso del tiempo. Le apasionan la bici y la escalada. Es su manera de desestresar cuerpo y mente. Vive la vida con intensidad y más ahora que su corazón amenazó con hacer huelga continuada. En su vida, además de su familia, juegan un papel muy importante el gallego Marcos, el Cubano Pedro y Duli, que vive en Cartagena. No duda ni un instante. Si pudiera viajar en el tiempo sería un caballero templario en busca de aventuras. Luce con orgullo un tatuaje del “Che” porque fue tal vez el único que buscó de verdad la auténtica revolución. Lee de forma compulsiva. El Padrino y el Principito son sus libros de cabecera. El Covid 19 no ha cambiado su peculiar y maravillosa manera de ver la vida. Eric es un tío emocional, en el buen sentido de la palabra. Una persona maravillosa que vive intensamente las cosas más bonitas y pequeñas de la vida. Le quedan pocos sueños por cumplir. Uno de ellos es montar en helicóptero y sobre volar durante horas desafiando a el águila real. Apenas quedan dos meses para la llegada de Lucía, su segunda hija. La sola mención le hacen sonreír y mirar a la vida con más optimismo y alegría que nunca. Y es que aquel que persigue sus sueños termina por encontrarlos a la vez que su destino y la felicidad. 

Puedes conocerme un poco mejor en Facebook. y en Linkedin. 

https://emprendedorerasmus.com/contacto/


Alberto Abad con el chef Pepe Rodríguez

El rodaje del Cid en Soria ha sido un éxito

La vida es un viaje sin billete de vuelta. Es como respirar sabiendo que el aire que limpia tus pulmones no volverá a ser el mismo. La vida es esa mochila que llenamos y vaciamos de ilusiones, sueños, sonrisas, lamentos, pasiones y desencuentros. Y es que vivir es caminar con botas viejas machadas de barro dejando huellas que no se han de volver a pisar. Huellas de felicidad y de tristeza, de conquista y de abandono, de amor y desamor. Porque la aventura de viajar es para Pérez Reverte, el ser capaz de vivir como un evento extraordinario la vida cotidiana de otras gentes en parajes lejanos a tu hogar. Alberto Abad emprendió el primer gran viaje de su vida a Alemania cuando tan sólo era un niño de cinco años. Sus padres emigraron a un pueblecito cercano a Stutgart buscando mejores oportunidades para su vida. “Recuerdo aquello con cierta nostalgia y felicidad. Era un niño y me adapté muy rápido a aquella vida. Aprendí a hablar alemán e inglés y lo cierto es que eso me ayudó muchísimo después en mi vida”.

Alberto Abad con el chef Pepe Rodríguez
Alberto Abad junto al chef Pepe Rodríguez en un acto para dar a conocer los mejores productos de Soria.

Al cumplir los 16 su familia vuelve a llenar las maletas de ilusión y esperanza para regresar a Duruelo de la Sierra, el pueblo natal. Un cambio difícil para Alberto en plena adolescencia. Zaragoza sería después su destino para formarse como Técnico en Empresariales y Actividades Turísticas. “Es una ciudad preciosa, alegre y muy vital. Su gente es afable, cercana y abierta. No tengo dudas: viví algunos de los mejores años de mi vida”.

Al terminar la carrera, Turespaña apuesta por él para trabajar en la red de paradores. Alberto viaja a Toledo para trabajar en el precioso parador de Oropesa. Allí permanece un año ganando experiencia. Recibi la llamada del director del Parador de Soria y decide continuar su carrera profesional en la bella capital serpenteada por el gran río Duero. Tras dos intensos años, Alberto aprueba las oposiciones de la diputación de Soria para trabajar en la gerencia del patronato de Turismo. “Había mucho trabajo hecho y también mucho trabajo por hacer. Pusimos a Soria en el mapa nacional e internacional creando una gran red de oficinas de Turismo. Apoyamos con fuerza y decisión a todas las estructuras turísticas. Colaboramos con todos los agentes sociales para crear productos turísticos atractivos, competitivos y diferenciados. Un trabajo intenso que duró hasta 2008. El Patronato de Turismo desaparece y todo el personal y el trabajo realizados se traslada a Diputación”.

En un acto junto a Lambán, presidente de Aragón.

Lucianno Pavarotti siempre afirmó que una de las mejores cosas de la vida es que debemos interrumpir regularmente cualquier labor y concentrar nuestra atención en la comida. Y es que el viaje y el buen yantar con amigos inseparables. Compañeros que en Soria encuentran su principio y su final. Por sus maravillosos vinos, su fantástica mantequilla y sus tiernas y sabrosas carnes. Por su excelsa micología, su iniguable torrezno y por lo delicado y armonioso sabor de su trufa, una de las más apreciadas del mundo. Hoy Soria compite de poder a poder con destinos tan maravillosos como Extremadura, Galicia, Aragón o el interior de Euskadi. Con los años, su oferta ha mejorado y se ha diversificado. Atrae a los amantes de la nieve y de deportes como la mountain bike, la escalada, el senderismo o a aquellos turistas que buscan la paz y la relajación. “Nuestro objetivo es posicionarnos y después mostrar en qué somos diferentes y qué podemos hacer mejor. Buscamos ofrecer la máxima calidad para retener a lo más importante para nosotros, nuestros clientes”.

Soria, hermosa e indomable, con sus castillos inexpugnables, sus pueblos del medievo y sus parajes singulares ha sido un plató perfecto para rodar algunas de las mejores películas de la historia. Entre ellas, las recordadas y admiradas Doctor Zhivago, Campanadas a media noche o un Hombre en Tierra Salvaje. Porque el cine fue y sigue siendo el motor de los sueños a través de los viajes infinitos. La linda y mágica Soria es en sí misma un plató perfecto para seguir rodando todo tipo de producciones audiovisuales. Cuenta con una film comisión que ha conseguido, entre otros muchos logros, que sus parajes sirvieran para rodar la superproducción del Cid para Amazon Prime. “Ha sido un logro que no es fruto de la casualidad y sí del trabajo intenso durante dos años. Contactando con los productores del rodaje a los que les hemos puesto todo muy fácil. Pensaron en rodar en León y Asturias y sin embargo Soria les convenció. También la cercanía a Madrid. Económicamente este tipo de rodajes son muy importantes para Soria y su provincia, Tenemos una web en marcha y queremos crear una ruta para visitar los localizaciones de cine de algunas grandísimas películas rodadas aquí”.

Alberto es un hombre familiar, de trato sencillo, amable y cercano. Laura es la mujer de su vida y el motor de sus sueños junto con Alfonso y Dalia, sus hijos y el pilar de su existencia. Es un apasionado del deporte que no perdona su partidito de fútbol sala con los amigos de toda la vida. Le gusta sudar y gastar rueda pedaleando en bici de montaña. Andar es otra de sus pasiones. Adora perderse y reencontrarse en los bellos y enigmáticos parajes de su tierra soriana. Vive con intensidad las reuniones de amigos, esas en las que no existe el reloj y si los abrazos, los recueros y la camaradería. De Duruelo ama hasta sus andares. Sus parajes agrestes e infinitos desafían al hombre, al tiempo y a la eternidad. Le gustan sus gentes de carácter abierto, honesto y recio. Gentes unidas a la familia, al trabajo y las tradiciones que han visto como los años se llevaban la vida y el futuro de los pueblos. “Es el momento, nuestro momento. Debemos unirnos y mostrar nuestra fuerza como comarca. Tenemos que reivindicar y exigir todo lo perdido y también mostrar nuestra fuerza y valor para que apuesten con nosotros. Necesitamos amor, impulso, nuevas ideas y proyectos, inversión y confianza. Sólo así volveremos a llenar de alegría y orgullo nuestros pueblos vaciados”.

Se puede encontrar la entrevista completa descargando el periódico en en dehttps://www.dropbox.com/s/0785v1llto10c3k/21_Pinares_16-04-20.pdf?dl=0

 


Noche de Poesía de 2018

De niña aprendía con citas literarias

Inma Gómez en la Gala poética de Salas
Inma Gómez Martín recitando en la Noche de Poesía de Salas de los Infantes

Si le das a un niño un cofre guardará sus recuerdos, sus sonrisas, sus anhelos, sus días de tormenta, sus tardes de sol y sus noches sin luz. Guardará celosamente su vida y le pondrá un candado para que nadie pueda perturbarla al llegar la eternidad. Inmacuada Gómez todavía guarda la llave mágica de su infancia. En un lugar seguro y único dentro de los más recóndito de su alma. Sus padres Federico y Benita vivieron su infancia en la histórica localidad burgalesa de Hacinas. Por eso Inma pasó muchos veranos en el pueblo junto a sus abuelos Pablo y Claudia. Veranos de tardes interminables, de paseos infinitos y de juegos infantiles al abrigo de las tardes de sol. En Madrid, en el colegio, Inma fue siempre una niña aplicada.

Noche de Poesía de 2018
Componentes de la Noche de Poesía de Salas de los Infantes en 2018

Sus padres le inculcaron el valor del esfuerzo y del sacrificio y la importancia que la educación tendría en su vida. “Leía todo lo que caía en mis manos. Mi pasión era aprender. Recuerdo que solía escribir citas literarias porque quería reflexionar sobre la vida. Era una niña diferente. Solía pensar sobre temas de mayores como la existencia, la muerte, la vida, el amor o la amistad. Me gustaba escuchar historias y también imaginarlas. También adoraba bailar. ¡Soñé tantas veces con ser bailarina! ¡Tantas veces! Y es no me gustaban las muñecas, ni la cocinitas ni las cosas de las niñas. A mi me molaban los puzles, los juegos de mesa y sobre todo el trivial, mi gran pasión!.

Inma Gomez presentado su novela

El escritor británico Quentin Crisp solía decir que los jóvenes siempre tuvieron el mismo problema: cómo ser rebeldes y conformarse al mismo tiempo. Y es que Inmaculada siempre fue una rebelde atada a sus circunstancias. Sus padres pensaron en ella y en su futuro profesional y le animaron a estudiar una carrera con futuro. Así fue como Inmaculada se licencio en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Después obtuvo un máster de práctica jurídica en Icade y superó la oposición de Enseñanza Secundaria. Ejerció durante cinco años. En aquella etapa daba clases de ocupación profesional con el INEM que despertaron en ella su vocación por enseñar. “Descubrí mi gran pasión por la enseñanza. Exige una enorme responsabilidad, pero me encanta. Me formo continuamente y preparo mucho mis clases. Mis alumnos reflexionan y eso me encanta. Soy un poco como el doctor John Keating del “Club de los Poetas Muertos”.

Firmando ejemplares

A los 17 años llega a su vida una tormenta narrativa que la coge sin paraguas. Siente que ha llegado el momento de desnudar su alma para que la acaricie el sol de la creatividad. Comienza redactando relatos cortos y poesía. Escribe sobre temas profundos y existenciales buscando enseñar gracias a las palabras bañadas de sensibilidad. “Recojo gran parte de mis poemas en mi libro Yo no quiero ser princesa. Al final todos tenemos las mismas necesidades, carencias, demonios e inseguridades. Y la felicidad es simplemente la capacidad que tenemos para gestionar todas esas cosas. Mi poesía es muy musical y tiene siempre un lenguaje directo y fácil de entender. Si me gustaría agradecer a Tomás Barrios la maravillosa oportunidad que me ha dado para participar en la Noche de Poesía de Salas de los Infantes. Me he sentido realmente amada y ha sido sin duda una de las experiencias más bonitas de mi vida”.

EN-RED-@DA es su primera novela. Habla de la necesidad de María, su protagonista, pro encontrar el amor a cualquier precio haciéndose dependiente de la aprobación masculina. “Creo que en vez de escribir un Louis Vuitton escribí un Zara. Los personajes son muy reales y la trama avanza por caminos complicados y por rincones que se van descubriendo. Las redes sociales son un alma de doble filo. Creo que no son buenas ni malas en si mismas siempre y cuando las usemos guardando un equilibrio. La novela está teniendo mucho éxito y se lo debo en gran parte a Flor Bercianos, una amiga inseparable que conocí en la Asociación de Mujeres Empresarias de Madrid. El azar hizo que le tocara mi libro en una subasta y desde entonces se ha convertido en mi hada madrina. Me ha ayudado muchísimo a promocionar y vender mi libro. Tengo claro que no hubiera llegado hasta aquí de no ser por ella.

Con Flor Bercianos, una de sus mejores amigas
Con Flor Bercianos, una de sus mejores amigas y un gran apoyo a la hora de escribir

La gran actriz estadounidense Bette Davis solía decir que la televisión es maravillosa. Y no sólo porque produce dolor de cabeza, sino porque además en su publicidad encontramos las pastillas que nos aliviarán. Y es que Inma llega a la televisión cuando trabajaba como abogada para un asociación de consumidores. “Fui un día, probé y le gusté a la cámara. Así es como empecé. Después coincidí con Mariló Montero. Solía ir invitada para hablar de temas relacionados con acoso de menores. Yo fui al final quién llamó a las televisiones para promocionar el libro. Y debo reconocer que esa exposición televisiva me ha ayudado mucho para darlo a conocer”.

Al final la vida es como una caja de bombones. No sabes realmente cuál te va a tocar. Por eso Inma cree que lo más inteligente es relativizar. Por eso muchas veces lo mejor es poner un folio en blanco encima de la mesa y escribir lo mejor y lo peor que te puede ocurrir. Y darle prioridad así a las cosas importantes de la vida. Además, esta escritora castellana adora la cultura oriental porque nos ofrece un maravilloso mensaje en torno a la muerte y a su aceptación por formar parte de la vida. Y es que el sufrimiento es parte de nuestras vidas. Y lo vivimos y aceptamos porque también nos enseña lecciones importantes de cómo debemos gestionar nuestras emociones.

Inma Gómez Martín

“El destino es caprichoso y se encarga de que conozcamos a otros en nuestro camino simplemente porque debemos crecer y aprender. Ahora mismo vivo en plenitud porque se que no le debo nada a nadie. Para mí las tres palabras mágicas son por favor, gracias y perdón. Además, soy una persona muy inconformista y siempre filtro mucho a la hora de seleccionar con quién me relaciono. No me gusta nada la gente superficial y adoro a aquellos que se toman en serio las cosas importantes de la vida. Estoy muy segura de que quiero seguir escribiendo, recitando y enseñando. Y es que ese es mi destino. También creo que por desgracia el amor no existe. Es sólo un concepto romántico maravilloso del Siglo XIX.

Si le preguntamos por un libro, el hereje de Miguel Delibes sería uno de sus favoritos. También siente predilección por Keith Follen, Neruda, Benedetii o Alessandro Barico. El cine no es su pasión, pero le encantan las películas históricas como Bravehearth o Bailando con Lobos. Su comida favorita es la tortilla de patata y el jamón de bellota, pero podría sobrevivir si todos los alimentos estuvieran en una pastilla. Y al preguntarle por un color, no duda. Es el azul, pero no cualquier tipo de azul, sino el azul más suave. “El mar y el cielo son azules. Y a mí es un color que me transmite inmensidad, grandeza, profundidad y sobre todo paz.

Al final la vida son sorbitos de felicidad. Para Inma, la soledad y sus hijas son sus grandes compañeras de viaje. Ella sólo quiere que nada cambie. Seguir escribiendo, recitando, enseñando, viviendo y disfrutando de lo realmente auténtico. Porque tal vez todo consista en cometer el peor de los pecados, querer ser feliz (Santa Teresa de Jesús)


Cristina con sus perros

Os animo a ser felices viviendo en los pueblos

Cristina alonso junto a dos de sus mascotas mas amadas

La felicidad es como el vuelo de una mariposa de colores en primavera. Es algo tan bello que hasta los dioses sonríen y se relajan dejándonos algunos instantes de libertad. Y ella sonríe también. Al amor, a la amistad, a sus recuerdos y lo que más quiere en el mundo, su pueblo. Y es que Moncalvillo es su patria chica, su dulce más preciado y el baúl de sus tesoros más amados. Cristina alonso abrió los ojos por primera vez en Igualada en 1987. Nació en el seno de una familia humilde pero muy unida por la sangre y su historia. Mi padre era pastor en Moncalvillo. Mis abuelos además labraban la tierra y recogían la miel. Iban a Barbadillo cantando para vender sus productos. Y así vine yo al mundo, entre canciones, leyendas, folclore y tradiciones. Moncalvillo siempre fue mi patria. Ese castillo donde me resguardaba los días de tormenta.

El pastor con sus ovejas

Decía el gran cineasta Ingmar Bergman que envejecer es cómo escalar una gran montaña. Mientras se suben las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre y la vista más amplia y serena. Por eso Cristina vivía pegada a la falda de los mayores, envuelta en sus sonrisas, sus miradas y sus recuerdos. Así pasé mi infancia. Con ellos, con los sabios. Pintando en fotografías, en papel y en las paredes. Siempre creando esculturas en piedra y en madera. Después, en mi adolescencia, el rock llegó a mi vida. Fue un chuté de adolescencia, junto con el baile y la lectura. Me gusta escribir, pero me guardo esas palabras para mis días de tormenta.

Cristina junto con Alex su pareja

Álex, su pareja, llegó a su vida hace diez años como una brisa primaveral. Juntos llegaron a Albió, un pueblecito maravilloso de tan sólo quince habitantes situado en Tarragona. Teníamos mucha ilusión y muy poco dinero. Nos olvidamos de la televisión y pusimos un huerto y un corralillo de gallinas. La casa era sencilla y tenía sus cicatrices y sus miedos, pero no nos importó. Allí dimos rienda suelta a nuestras pasiones. Yo pintaba acuarelas y grandes óleos y Álex vestía murales usando el spray. Abrimos el Drac Magic y comenzamos a vender artesanía en Santa Coloma de Queral, el pueblo de Álex. Aprendimos de otros artesanos. Y así llegaron los primeros encargos. Hoy nuestro universo gira en torno a la pintura artística, la restauración, el interiorismo y el diseño gráfico. No cambiaría el pueblo por nada del mundo. Vivimos tranquilos, en armonía y en contacto con la naturaleza.

Una de las casonas típicas en Moncalvillo

Cristina conoce y disfruta mucho de internet y de las posibilidades de las redes sociales. Son su “ventanita al mundo” desde su pequeño pueblo catalán. La página de Moncalvillo en Facebook nace como un proyecto junto a mi primo Aitor al final del bachillerato. Presentamos fotos de lugares emblemáticos, de vecinos ilustres y de juegos antiguos. Luego vinieron los vídeos con lugares de interés y fiestas. Sergio, un compi del pueblo me ayuda a tenerla editada y actualizada. Es mi pequeña contribución a mi patria chica.

Valle en el que viven

Y es que es el amor la brújula que guía el rumbo de los valientes. Cristina sabe que no se puede derrotar a quien no se rinde. Por eso, desinteresadamente estuvo en los inicios de la asociación Repuebla. Nació algo muy bonito con ayuda de todos. Repuebla es la primera piedra que todos pusimos juntos para luchar por nuestros pueblos. Junto con mi pareja cree el logotipo de la asociación, a la que estoy y estaré muy ligada. Y es que creo con todo mi corazón que el modelo de vida rural es el único que mantendría el equilibrio con la naturaleza. Internet es el arma. Es nuestro arma. Y proyectos hay tantos como sueños. Por eso debemos creer en nuestros sueños y en los sueños de quienes quieren cambiar de vida y de sistema. Los pueblos no son sólo nuestro refugio, los pueblos son también el el hogar de nuestros sueños. Por eso debemos luchar y también soñar.

 

 

 

 

 

 


Gemma Maeso con su familia en las bodas de oro de sus padres

El pueblo es el lugar ideal si quieres ser feliz

Te diría que sonríe como una niña. Tal vez porque lo es. Y es que Gemma Maeso se siente cómoda en ese refugio mágico que es la infancia. Un lugar único donde nadie juzga una sonrisa o la búsqueda de la felicidad. Felicidad que le devuelven sus recuerdos, los de infancia y adolescencia, los de Salas y su familia. Sus mejores momentos guardados en un alma inquieta siempre dispuesta de nuevo a volar. Gemma Maeso vino para cambiar el mundo y hacerlo más bonito un 3 de abril de 1971.

Gemma Maeso con su familia en las bodas de oro de sus padres
Gemma Maeso junto a su familia en las bodas de oro de sus padres

Era la segunda niña del matrimonio formado por Antonio apodado el negro y Victoria. Juncal había sido la primera y después llegarían Víctor y Adrián, sus hermanos varones. Tuve una infancia maravillosa. El pueblo es un lugar ideal para crecer feliz. Pasábamos mucho tiempo jugando. A la comba, al escondite, al bote bote, a los chanflos, a los cascarrillos o a las carreras ciclistas. Además, recuerdo también aquel gran Colegio, el San José. Nos formamos en valores. Algo que hoy en día echo mucho de menos.

Gemma Maeso en uno de los monumentos más reconocidos de la bella ciudad de Pamplona
Gemma Maeso en uno de los monumentos más reconocidos de la bella ciudad de Pamplona

Es trágico y triste pensar que la naturaleza habla mientras el hombre no escucha decía Víctor Hugo. Una afirmación que Gemma ha llevado siempre impresa en el corazón. Y es que los animales y la naturaleza son actualmente dos de los motores más importantes de su vida. Es curioso porque de niña no tuve nunca contacto con los animales. Sin embargo, al llegar al instituto el Pucho me regaló un cachorro de Ludna, su pastora Vasca. Amís llegó a mi vida. Y lo hizo como un vendaval de felicidad. Sin embargo, al morir el duelo se hizo eterno y llegué a necesitar ayuda. Jamás he vuelto a tener un animal en propiedad. Por eso Facebook es hoy su ventana al mundo. Le permite denunciar el maltrato y el abandono al que se ven sometidos muchos animales en la actualidad.

Gemma Maeso con uno de sus mejores amigos

A nivel profesional, el Turismo es su gran pasión. Gemma es Técnico de Empresas y Actividades Turísticas. Su primera gran oportunidad le llegó de la mano de Carlos Olalla, que abrió una franquicia de Alpinatur en Burgos. Después trabajaría también en Viajes Sol y Nieve. En 1995 la Diputación de Burgos hizo una selección de personal para el yacimiento romano de Colonia Clunia Sulpicia en Peñalba de Castro.

Salvando a un buitre herido
Preciosa foto con un buitre al que trataba de salvar

Aquella experiencia marcó decisivamente mi vida profesional. Fue entonces cuando me di cuenta de que el turismo era realmente el campo profesional en el que era feliz. Por eso siempre he estado ligada directa o indirectamente a este sector. Hasta hace muy poquito he estado trabajando en el yacimiento romano de Clunia. Un lugar maravilloso que tiene una belleza y una magia muy especiales.

Un día de trabajo en Clunia, su lugar favorito en el mundo
Un día de trabajo en Clunia, su lugar favorito en el mundo

Y es que en el fondo Gemma es todavía una niña que le sonríe a las pequeñas cosas que tiene la vida. Esos pequeños rincones, con sus historias, con su pasado, con las huellas que dejó el hombre. Esos lugares ocultos a la vista de quien no quiere ver. Por eso Gemma se emociona al pensar en el lugar que le vio nacer y en su potencial turístico.  Necesitamos más implicación social y más unión. Sad Hill es un ejemplo maravilloso de cómo hacer bien las cosas. Yo creo en la zona. Con toda mi alma. Creo sinceramente que hay un gran potencial. Pero debemos trabajar unidos, como comarca. Y realmente creer en lo nuestro. Eso por encima de todo.

Preciosa foto en la que se le ve en un maravilloso día de nieve en Sad Hill
Gemma disfrutando de un día de nieve en el mítico escenario de Sad Hill

Decirte que a nivel personal ahora mismo soy muy feliz.  He aprendido a sonreír incluso cuando las lágrimas se hacen eternas. Tengo una vida plena y muy equilibrada. Soy quién quiero ser. Y es que no olvidemos que la felicidad se alcanza cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía (Mahatma Gandhi).

Tal vez estas entrevistas puedan interesarte también:

https://emprendedorerasmus.com/la-autoedicion-ha-sido-mi-camino-a-seguir/

https://emprendedorerasmus.com/entrevista-a-manel-gil-inglada/

https://emprendedorerasmus.com/azu-ubierna/

 

 

 


Jose Carlos Iglesias Dorado acude a la presentacion de un libro

La autoedición ha sido mi camino a seguir

Caricatura de un escritor

 

José Carlos Iglesias en el Cementerio de Sad Hill
José Carlos Iglesias Dorado en el Cementerio de Sad Hill situado en el término de Santo Domingo de Silos

Un buen escritor no viaja sin mochila. En ella guarda recuerdos, ilusiones, sueños, esperanzas, tristezas, victorias, derrotas y hasta su propia alma. Sus botas ya anduvieron caminos olvidados, senderos abruptos entre el barro, el agua y la nostalgia. Y es que un buen escritor no es sino un vagabundo hambriento de historias sencillas y verdaderas. Un coleccionista de relatos únicos que cuida y mima para que nunca acaben en el olvido. José Carlos Iglesias Dorado es así.

Presentacion de José Carlos en Ayoo
José Carlos Iglesias Dorado presenta su obra "Un hombre bueno" en Ayoo de Vidriales (Zamora)

El destino se vistió de gala para verle nacer un 4 de noviembre del año 1963 en Medina del Campo. Estudió en el Cervantes, toda una institución de la enseñanza.  Y allí aprendió que la infancia es el mejor de los tesoros del hombre. Don Basilio siempre me dio la matraca con los libros. Me decía que con ellos podía volar y viajar y ser quién quisiera ser. Por eso la propi que mis padres me daban los domingos era para ir hasta la librería Homero a leer. Ese era mi lugar en el mundo. El sitio donde era feliz.

Foto antigua de Medina del Campo en Valladolid
Foto de Medina del Campo en Valladolid en los años 70

Un buen vino debe reposar y hablar de tú a tú con el tiempo. Sólo así consigue graduarse y alcanzar la madurez. Iglesias Dorado es así, un buen vino, un añejo que supo esperar su momento para ofrecer algo realmente único que decir. Mi primera obra fue un regalo personal. Perdí el miedo a escribir. Recogí relatos cortos y micro relatos y me lancé. Tanto, que todo lo hice yo, incluyendo la maquetación. Mi hijo tenía por entonces siete años y se encargó de la portada del libro. Y así fue como este escritor comenzó a publicar.

El mar de la tranquilidad en una ventana antigua de Castrovido
El mar de la tranquilidad en una ventana antigua de la localidad burgalesa de Castrovido

Poco después llegaría el segundo, La República independiente de San Nadie en el año 2012. A el le seguirían el Mar de la Tranquilidad y Todas las historias son verdaderas. Empecé y ya no puedo parar. Es un camino en mi vida que me hace feliz. Y la felicidad siempre fue el sueño que quise conquistar. Recuerdo especialmente un pequeño y encantador pueblecito llamado Castrovido. Allí he presentado algunas de mis obras gracias a Carmelo García y Luis Andrés Contreras, miembros de la asociación del pueblo. Y he de decir que la acogida siempre ha sido muy cercana y cariñosa. Como si estuviera en casa.

Acto celebrado en Quintanalara
Acto de presentación de una de sus obras en la localidad burgalesa de Quintanalara

Y es que un escritor escribe porque si no su alma se muere de hambre (Jonathan Pryce). Soy un poco niño y un poco egoísta. Todos los que contamos historias lo somos. Pero no pienso en el dinero y si en el lector. Por eso me gusta la autoedición. Quiero que me lean, pero no hace falta que sean muchos, sino aquellos a los que realmente les gusten mis historias. Historias sencillas, de pueblos, con sus tradiciones, con sus fiestas, sus oficios, sus rutinas. De gentes humildes, con almas frescas y verdaderas, amamantadas por la madre naturaleza. De abuelos, nietos e hijos y de abuelas hijas y nietas. De sus amores y desamores, de las lindas primaveras. Y de esos inviernos descarnados y fríos. De los veranos amables y tranquilos y de los otoños siempre en transición.

José Carlos Iglesias Dorado recibiendo un galardón en la localidad burgalesa de Quintanalara

Y es que Iglesias Dorado es sencillamente otro hombre de pueblo. Nuestros pueblos se mueren. Nos dejaron solos demasiado tiempo y la primavera  dejó de visitarnos. Tenemos que luchar y hacerlo juntos. La tierra nos necesita porque no vivimos pensando en el dinero, sino buscando continuamente compartir nuestra felicidad. Somos los guardianes de la naturaleza. Y no podemos desaparecer.  No nos rendiremos.

José Carlos hace ya muchos años que encontró la brújula se su vida. Su mirada ya no pregunta sino que se reafirma en lo que ve. Y esa mirada sincera y honesta le está llevando por el camino que siempre soñó para su vida. Estoy trabajando muy duro en mi segunda novela. Es un proyecto en el Valle de Esgueva.

José Carlos presentando una de sus obras en Cubillo del Campo
José Carlos Iglesias Dorado leyendo una de sus obras en Cubillo del Campo, en Burgos

Quiero caminar hasta el final del río en Valladolid. Nutrirme de las historias de las gentes que me vaya encontrando. Por eso será un libro de andanzas. Otro más, para un escritor elegante, honesto, sincero y cercano. Para un trotamundos que viaja a pie con su mochila y sus botas de adolescente. Para un narrador de historias apegadas a la esencia de la vida y a la sencillez de la muerte. Y es que la verdad es que escribir constituye el placer más profundo. Que te lean es sólo un placer superficial (Virginia Woolf)

 

Jose Carlos Iglesias Dorado presentando uno de sus libros en un día radiante
José Carlos se hace con el primer premio en el I Concurso Relato Breve Montes de Socios
Cubillo del Cesar agosto 2018
Presentando una de sus obras en Cubillo del César en Burgos
Jose Carlos Iglesias Dorado orgulloso con uno de sus libros
Jose Carlos Iglesias Dorado posando con su libro Gente sin tino

IMAGEN DE UN PUEBLO 

Un emprendedor nunca deja de soñar

Volar en globo hacia tus sueños

 

 


Manel Gil Inglada trabajando intensamente en algunos de sus trabajos

Tengo éxito profesional porque soy feliz

Los niños son así, risueños, felices. No les importan las tormentas, sino divertirse con la lluvia al caer. Juegan, viven y sienten el mundo tan intensamente que llegan a iluminar el más oscuro y triste de los días. Manel Gil-Inglada (Zaragoza 28 de octubre de 1963) es así, un niño juguetón, travieso y pizpireto que irradia felicidad. Un niño con barba de varios días que ama tan intensamente la música que está le devuelve siempre la mejor de sus sonrisas.

Manel Gil Inglada premiado por la BSO del Documental Deshabitados
Manel Gil-Inglada premiado por su maravilloso trabajo en la BSO de Deshabitados

Con catorce años mi familia emigró a Cataluña para establecerse en Cerdanyola del Valles. Todos habíamos oído hablar y cantar al abuelo, por lo que la adaptación fue sencilla. Mis padres adoraban la música. Se conocieron y se enamoraron cantando en una coral. Mi madre amaba la zarzuela y llegó a participar en algún programa radiofónico. La música siempre envolvió con cariño nuestras vidas. Tanto que dejé magisterio para dedicarme profesionalmente a la composición.

Mi madre me enseño los primeros acordes con la guitarra. Era tal la pasión que sentía, que decidí ingresar en el aula de Música Moderna Jazz de Barcelona. Hablamos de una de las mejores escuelas de música a nivel internacional. Un centro reconocido por la prestigiosa Universidad de Berkley en Estados Unidos. Es allí donde inicié mi carrera como compositor profesional.

Manel Gil-Inglada junto a algunos de los componentes de la BSO de Deshabitados

Manel comenzó componiendo para televisión. Sus primeros trabajos profesionales los realizó como creativo musical en anuncios y en la composición de melodías para TVE, TV3 y algunas cadenas autonómicas. En aquel momento compuse sintonías para Barrio sésamo, Saber y Ganar y Los Lunnis. La publi me enganchó. Era un chute guay la verdad. Los tiempos de entrega son breves y es clave el trabajo duro y la inspiración continua. Al igual que en el universo audiovisual, el director tiene sus ideas propias. Hay que llegar a acuerdos hasta dar con la llave. A veces, ese tira y afloja no es sencillo, pero suele terminar en un acuerdo y en un encargo claro está.

El éxito no cura la locura, afortunadamente. Y es que el fascinante universo musical de Manel ha sido reconocido y premiado internacionalmente. Que se quede entre tú y yo tio. Soy feliz. Inmensamente feliz. Yo no trabajo, nunca lo he hecho. Yo me divierto y me apasiono todos los días, porque el amor por la música es verdadero. Tengo además la suerte de que se reconozca mi trabajo. Y eso ya es el pastel en mi vida. De los muchos reconocimientos, me hizo especial ilusión el que recibí por mi trabajo en el Documental Deshabitados.

Manel Gil Inglada trabajando intensamente en algunos de sus trabajos
Manel Gil-Inglada concentrado trabajando en su estudio

¡Que experiencia tan maravillosa! ¡Y qué trabajo tan colosal de Hugo Atman! Fue un honor ponerle música a un guion y unas imágenes tan sublimes. Deshabitados desgrana con emoción la historia de Antoni Benaiges, un maestro republicano catalán al que destinan a Bañuelos de Bureba, un pueblecito muy pequeño del norte de Burgos. Allí comienza a enseñar usando la llamada técnica de aprendizaje Freinet. Era una técnica ambiciosa que pretendía cambiar el mundo formando a seres humanos libres, felices y comprometidos. Al estallar el conflicto, Benaiges terminaría por ser arrestado y fusilado.

Es un documental comprometido. Porque habla de una injusticia pasada y de otra injusticia presente, que no es otra que la agonía que sufre el mundo rural. Pero, lo hace con un toque alegre y de esperanza porque con esfuerzo y unión los pueblos pueden y deben volver a respirar y vivir.

Recuperando la Fuente Peña de Vilviestre del PInar
Manel junto a miembros de la Asociación Zarracatanita restaurando la Fuente Peña de Vilviestre del Pinar en Burgos

Resulta además que Manel Gil-Inglada es, desde hace tiempo, un serranomatiego más. En 2006 llegué a Vilviestre del Pinar de la mano de Montse, mi pareja. Restauramos con amor la casa de la abuela. Un rinconcito de paz y de vida. Ahí he compuesto algunos de mis mejores trabajos. Hace un año fundamos la asociación cultural Zarracatanita. Queremos revolucionar culturalmente el pueblo. De momento lo estamos consiguiendo. Por Vilviestre han pasado Cardelina y el grupo castellanas. También proyectamos allí Deshabitados.

¡Qué quieres que te diga! El mundo rural me encanta. Creo que es la forma adecuada de vivir en equilibrio con el planeta. Porque, entre tu y yo te diré que no hay cosa más poderosa que los sueños ¡Y no hay cosa más maravillosa que la sonrisa de un niño! Por eso, no olvides nunca soñar. No olvides nunca sonreír. Se valiente, se feliz.

 No se puede derrotar a quien no se rinde (Babe Ruth)


La maletica de viaje de emprendedor erasmus

Este programa es único en Europa

Mujer en la oficina a tope

María Luisa Melón Ruiz gestiona el Programa Jóvenes Emprendedores Erasmus desde el año 2012. Su centro de operaciones se sitúa en el Departamento de Autoempleo y Promoción Empresarial del Ayuntamiento de Santander. Gestiono movilidades de emprendedores erasmus que quieren ir a otros países. También de todos aquellos emprendedores erasmus que desean venir a España. Por eso, tengo que dar a conocer el programa, explicar su contenido y posibles dudas y supervisar la estancias. Casi siempre me preguntan por el objetivo del programa. También suele haber muchas dudas en lo que respecta a la búsqueda de empresarios de acogida y sobretodo a lo referente a la financiación.

Logo del Ayuntamiento de Santander 

Este es un programa para emprendedores erasmus que pretende mejorar las habilidades empresariales. Se basa en el intercambio de experiencias. Se puede decir, que esto es lo que le diferencia de otros programa europeos de movilidad. No son prácticas empresariales y tampoco se trata de un voluntariado europeo. Supervisamos la documentación necesaria para el registro en la plataforma. Por eso, durante el proceso tenemos que asesorar al emprendedor sobre el contenido de la motivación y también sobre el CV. Cuando se trata de emprendedores, también tenemos que supervisar y aconsejar sobre cómo desarrollara el Plan de Empresa. Otro punto delicado viene con el inicio de la búsqueda de emprendedores o empresarios. Tengo que explicar cómo se realizan las consultas en la base de datos. Una vez que las dos partes llegan a una colaboración tengo que supervisar y organizar el plan de trabajo para la estancia.

Unidos el objetivo es posibleEl último paso para el emprendedor erasmus es la firma del acuerdo económico con los emprendedores. Lleva aparejeada lógicamente la gestión de los pagos mensuales. Es importante explicar que en ningún momento se produce una relación laboral. Las cantidades económicas se reciben como compensación por el traslado a otro país. Tienen más que ver con los gastos de alojamiento y con las propias dietas.

Foto de la fachada del Ayuntamiento de Santander
Preciosa fachada del Ayuntamiento de Santander

Esas ayudas varían siempre en función del país de destino. Después debe ser el emprendedor quién evalué si esa ayuda es suficiente en la ciudad a la que se dirige teniendo en cuenta el precio de la vida y el precio del alojamiento. Algunos emprendedores ya han iniciado su actividad empresarial. En estos casos, su objetivo suele ser mejorar algunos aspectos concretos de sus empresas. Suele estar menos tiempo y muchas veces lo fragmentan en distintos periodos. Hay incluso emprendedores que se dan cuenta de que este no es su mundo y desisten.

Guapetona en la oficinaYo creo que es una oportunidad increíble, un buen tren al que subirse mientras está en marcha. Si que es cierto que suele haber países favoritos. Aun así, tengo emprendedores que están en prácticamente todos los países que forman parte del programa. Valoro del programa su altura de miras a la hora de abrirse a todo tipo de actividades. También es muy flexible. Además, se trata de una experiencia muy interesante por conocer un nuevo idioma o por perfeccionarlo. Abrirse a otro país y otra cultura también es algo muy positivo para el crecimiento personal y profesional. En principio el programa estará vigente hasta el año 2022, aunque ya se sabe que va a tener una continuación y una mejora sustancial financieramente hablando.

 


Caricatura el currante en la empresa

Entrevista a Arturo Ibáñez, responsable del programa en Bruselas

Arturo Ibáñez nació un 28 de junio de 1989 en Jávea, Alicante. Estudió Derecho durante tres años en Valencia. Después, se trasladó a para estudiar dos años más y terminar la carrera. Su vida personal y profesional cambió con un erasmus que realizó en Aarhus, una maravillosa ciudad de Dinamarca. Después estudiaría Comercio Internacional. Es un amante del deporte en general. Le apasiona el ciclismo, correr por montaña y la natación. De hecho actualmente orma parte de un Club de Triatlon. El pasado verano estuvo incluso en los Alpes.

Arturo Ibáñez presentando el Programa Europeo para Jóvenes emprendedores erasmus

Antes de representar a la Cámara de Comercio en Bruselas estuvo en Chile. Surgió una interesante oportunidad laboral en una Agencia de Desarrollo y allí pasó un año. Se dio cuenta de que necesitaba una nueva orientación laboral ya que quería el contacto directo con los emprendedores. Así es cómo surgió esta oportunidad. Me gusta mucho el contacto con las instituciones europeas, con empresas y emprendedores. Antes del año 2016 la cámara tenía un programa orientado a jóvenes menores de 35 años. Así es como llegué al Programa Erasmus para Jóvenes EmprendedoresFue sin duda un salto más global. La idea del programa es la idea que tenemos en Europa. Une a distintas personas para que compartan básicamente experiencias. Una de las quejas fundamentales tiene que ver con al financiación. Es algo que va a cambiar radicalmente a partir de 2012. También pensamos que no hay coherencia a la hora de asignar el dinero. Hay muchos baremos que medir para hacer una asignación más justa. Hay que equiparar las ayudas al nivel de vida que tiene cada país. También estamos pensando en un cambio en el propio nombre del programa. Nos cuesta presentarlo como Erasmus porque es una similitud que muy pocas veces tiene que ver con la esencia del programa.

Imagen de la Grand Place en Bruselas
Imagen nocturna de la maravillosa Gran Place en Bruselas

Arturo se siente cómodo en Bruselas. Emprendedor Erasmus le ha permitido vivir en la capital de Europa. Es una ciudad muy cosmopolita que merece la pena descubrir. Lo que ocurre es que la mayor parte de los profesionales que viven en la capital europea están de paso. Por eso cuesta mucho crear vínculos y amistades a largo plazo. Los amigos van y vienen y hay que ir renovando esos círculos de amistad cada poco tiempo. Bélgica es un lugar idóneo para invertir. No olvidemos que allí están presentes todas las instituciones europeas. Es digamoslo así, el centro neurálgico de información en el corazón de Europa. Bruselas es cómo una burbuja en Europa. Un coche deportivo que va algo más rápido que los modelos que usan otros países.

Apreton de manos entre dos emprendedoresAunque a veces parezca lo contrario, Europa ha avanzado. Sobre todo en lo que tiene que ver con los aspectos legales. Es cierto que quedan todavía muchas cosas por hacer. Tal vez si que exista una regulación excesivamente estricta en todo lo que tiene que ver con la comercialización de servicios. Cuando miro al futuro todavía me sorprende el estar ahora mismo en Bruselas. No puedo saber lo que va a ocurrir en los próximos años. Ahora, tengo bastante claro que quiero trabajar siempre en temas relacionados con el comercio internacional. No descarto crear un proyecto empresarial propio. Si al final me decidiera, me gustaría que estuviera relacionado sí o sí con el deporte. Si creo que en algún momento voy a volver a España. Nuestro país es único y es un muy buen lugar para vivir.

Pincha aquí si necesitas saber con exactitud donde está la Cámara de Comercio en Bruselas

Jhon Nash y el éxito al que se llega con el valor de emprender