Arturo Ibáñez nació un 28 de junio de 1989 en Jávea, Alicante. Estudió Derecho durante tres años en Valencia. Después, se trasladó a para estudiar dos años más y terminar la carrera. Su vida personal y profesional cambió con un erasmus que realizó en Aarhus, una maravillosa ciudad de Dinamarca. Después estudiaría Comercio Internacional. Es un amante del deporte en general. Le apasiona el ciclismo, correr por montaña y la natación. De hecho actualmente orma parte de un Club de Triatlon. El pasado verano estuvo incluso en los Alpes.

Arturo Ibáñez presentando el Programa Europeo para Jóvenes emprendedores erasmus

Antes de representar a la Cámara de Comercio en Bruselas estuvo en Chile. Surgió una interesante oportunidad laboral en una Agencia de Desarrollo y allí pasó un año. Se dio cuenta de que necesitaba una nueva orientación laboral ya que quería el contacto directo con los emprendedores. Así es cómo surgió esta oportunidad. Me gusta mucho el contacto con las instituciones europeas, con empresas y emprendedores. Antes del año 2016 la cámara tenía un programa orientado a jóvenes menores de 35 años. Así es como llegué al Programa Erasmus para Jóvenes EmprendedoresFue sin duda un salto más global. La idea del programa es la idea que tenemos en Europa. Une a distintas personas para que compartan básicamente experiencias. Una de las quejas fundamentales tiene que ver con al financiación. Es algo que va a cambiar radicalmente a partir de 2012. También pensamos que no hay coherencia a la hora de asignar el dinero. Hay muchos baremos que medir para hacer una asignación más justa. Hay que equiparar las ayudas al nivel de vida que tiene cada país. También estamos pensando en un cambio en el propio nombre del programa. Nos cuesta presentarlo como Erasmus porque es una similitud que muy pocas veces tiene que ver con la esencia del programa.

Imagen de la Grand Place en Bruselas
Imagen nocturna de la maravillosa Gran Place en Bruselas

Arturo se siente cómodo en Bruselas. Emprendedor Erasmus le ha permitido vivir en la capital de Europa. Es una ciudad muy cosmopolita que merece la pena descubrir. Lo que ocurre es que la mayor parte de los profesionales que viven en la capital europea están de paso. Por eso cuesta mucho crear vínculos y amistades a largo plazo. Los amigos van y vienen y hay que ir renovando esos círculos de amistad cada poco tiempo. Bélgica es un lugar idóneo para invertir. No olvidemos que allí están presentes todas las instituciones europeas. Es digamoslo así, el centro neurálgico de información en el corazón de Europa. Bruselas es cómo una burbuja en Europa. Un coche deportivo que va algo más rápido que los modelos que usan otros países.

Apreton de manos entre dos emprendedoresAunque a veces parezca lo contrario, Europa ha avanzado. Sobre todo en lo que tiene que ver con los aspectos legales. Es cierto que quedan todavía muchas cosas por hacer. Tal vez si que exista una regulación excesivamente estricta en todo lo que tiene que ver con la comercialización de servicios. Cuando miro al futuro todavía me sorprende el estar ahora mismo en Bruselas. No puedo saber lo que va a ocurrir en los próximos años. Ahora, tengo bastante claro que quiero trabajar siempre en temas relacionados con el comercio internacional. No descarto crear un proyecto empresarial propio. Si al final me decidiera, me gustaría que estuviera relacionado sí o sí con el deporte. Si creo que en algún momento voy a volver a España. Nuestro país es único y es un muy buen lugar para vivir.

Pincha aquí si necesitas saber con exactitud donde está la Cámara de Comercio en Bruselas

Jhon Nash y el éxito al que se llega con el valor de emprender