Soy feliz los lunes también

Como emprendedor erasmus te diré que el ritmo de nuestras vidas es frenético. Sobre todo en las grandes ciudades. Y es que el tiempo es oro y no siempre es fácil atender a todos nuestros compromisos. Y es que cada vez es más complicado encontrar un equilibrio para atender a la familia, a las amistades y al trabajo. Muchas veces hacemos malabarismos con nuestras vidas. Descuidamos el sueño y la alimentación. Y entramos así en fases de estres. Fases que podemos combatir si entendemos que hay vías para poder hacerlo. Porque el estress suele derivar en numerosas enfermedades psicosomáticas.

El trabajo es sin duda la ocupación que requiere más de nuestro tiempo. Es el lugar donde mayor estres generamos. Y es que hay que cubrir unos objetivos profesionales. Objetivos que no siempre son sencillos de alcanzar. Y sucede que muchas veces llegar a ese equilibrio no es sencillo. Por eso aquí te ofrezco cinco sencillos pasos para desestresarte en el trabajo y ser mucho más feliz.

Caricatura de alguien feliz en el trabajo

Prueba en primer lugar a estirar los brazos hacia delante. En ese movimiento tienes que entrecruzar las palmas de las manos. Es una postura que nos obliga a elevar ligeramente nuestros hombros. Para que la acción tenga efecto debes repetirla en varias ocasiones. Y trata de mejorar en cada ocasión el estiramiento. Notarás con el tiempo una fuerte relajación en la espalda. Relajación que también ayudará a que tu mente esté más tranquila.

En segundo lugar te propongo que hagas un ejercicio de relajación de la vista. Cierra los párpados y haz movimientos circulares sobre ellos durante unos segundos. Después descansa durante un buen rato y vuelve a repetir el ejercicio. Notarás una enorme mejoría en la visión y también una relajación maravillosa en tus ojos. Algo necesario después de estar ante una pantalla de ordenador tantas horas.

El amigo que sonnrie en el curro

En tercer lugar, te propongo otro interesante ejercicio. Coloca tus manos en la nuca y ladea la cabeza. Primero hacia un lado y luego hacia el otro. Después haz el ejercicio hacia delante y también hacia detrás. Tienes que hacer estos movimientos muy lentamente para prevenir posibles mareos. Perfecciona el movimiento cada día.

En cuarto lugar te propongo que realices lo que se llama respiración diafragmática. Sin mover el pecho tienes que coger todo el aire que puedas haciendo que se hinche el abdomen. Lo mejor es hacer el movimiento lentamente y al menos durante un par de segundos para que sea efectivo.

Y por ultimo te propongo que realices una técnica de visualización. Cierra los ojos y evita pensar nada. Imagina que eres una mosca que recorre la habitación alrededor de tu cuerpo visualizando cada detalle de tu vestimenta. Te ayudará a relajarte pensando en algo que te aleje del estress.

Cinco técnicas sencillas que puedes poner en práctica cada día en tu trabajo. Te ayudarán a relajarte y a ser mucho más productivo venciendo el temido estres.

Tal vez puedan interesarte también:

Ten éxito y se feliz en tan solo cinco pasos

El coaching, un camino hacia el éxito personal